El Gobierno de la provincia descartó un punto dentro del ajuste que habría como consecuencia del acuerdo con el FMI.

Es el caso de los trabajadores estatales. Fue la gobernadora Lucía Corpacci quien afirmó que no se echará mano en el empleo público.

En diálogo con la prensa, la mandataria recapituló sobre el encuentro que mantuvo con el presidente Mauricio Macri en las Termas de Río Hondo (Santiago del Estero). Sostuvo que siempre “es bueno tener la oportunidad de hablar con un presidente”, anhelando darle continuidad para “ir solucionando temas puntuales”.

En este orden, ratificó que planteó la demora sobre el Hospital de Niños “porque ya no hay cómo explicarle a la sociedad que no se termine”.

Al respecto, afirmó que ya fue rubricado el convenio donde Nación “reconoce una adenda, pedida por ellos, de una obra complementaria en el hospital”. “Espero que en una semana, 10 días, se empiece a hacer efectivos”, acotó.

 

Ajustes

Corpacci comentó que el Gobierno nacional “está convencido de que el país va a crecer en la medida que nosotros achiquemos el gasto”. A la vez, deslizó que Macri “nunca me dijo de despedir gente” y que la posición de Nación es “que no podemos gastar más de lo que no tenemos”.

En este orden de ideas, remarcó que la Provincia con su presupuesto “tiene que tratar de hacer obras y mantener los empleados”. “Tenemos que vivir con lo que tenemos y no con más de lo que tenemos”, aludió, para acotar que la Provincia es “muy prolija y muy responsable con los fondos públicos”.

“Tengo por convicción no despedir a nadie”, aseguró la mandataria, sin desconocer que con la caída de la actividad económica cayó la baja del consumo y “las tarifas impactan en los costos de algunas empresas”.

 

Crisis

Uno de los planteos que realizó Corpacci al Presidente fue sobre la crisis laboral y el impacto en Catamarca: “Una de las cosas que le dije fue que en un día hubo amenazas de cerrar un supermercado, una empresa de salud que cerró y los trabajadores de Alpargatas”, que fueron cesanteados.

Sobre esto último, remarcó que “la situación de la empresa textil no es de Catamarca”, puesto que “viene cerrando sus plantas en todo el país”.

“Nosotros ayudamos en la medida que podemos, pero desgraciadamente no es que el Estado pueda hacerse cargo de todas las empresas que cierren, es imposible”, dijo.

Así, observó que “la situación económica de muchas empresas y muchas industrias es en general en todo el país, no es lo puntual en Catamarca”.

 

Soluciones

Otro de los temas a los que se refirió Corpacci fue la construcción de viviendas en el territorio local.

Señaló que el administrador del IPV, Dante López Rodríguez, planteó la deuda que tiene Nación.

En este sentido, se le comunicó al Presidente y su gabinete que en el 2017 “la Provincia afrontó mucho el costo de la vivienda con recursos propios”.

“La situación de este año es muy distinta; no podemos avanzar si no hacen efectivos los pagos”, mencionó y acotó que “el Presidente dijo que iban a ir pagando” la deuda.

Sin embargo, expresó que el mensaje fue el parate de la obra pública en viviendas: “Nos pidieron que no iniciáramos obra nueva mientras no hubiera una autorización formal. Nación está reviendo sus números, que son complicados”.

 

Deuda energética

La Gobernadora no fue esquiva respecto a la millonaria deuda de la empresa EC Sapem con Cammesa. Corpacci indicó que este tema fue planteado en la localidad santiagueña y resaltó que “por primera vez, la empresa de energía empieza a hacer el pago pleno a Cammesa, cuota a cuota”.

Así, explicó que la deuda se originó por dos motivos: el primero, el plan de convergencia tarifaria, que congeló las tarifas pese a que el cobro de Cammesa “venía con un monto determinado”; el resultado fue un desfasaje, puesto que “se cobraba la factura de energía del 2008”.

Al mismo tiempo, esto fue “generando una deuda”, no solo en Catamarca sino en “todas las provincias”.

Posteriormente, la mandataria señaló que “vino la segunda deuda, que es muy importante”.

Esta fue “después del amparo que presentaron los legisladores del FCS”. “Cuando la empresa recauda un monto insuficiente, ni siquiera para pagar la tarifa facturada por Cammesa, es imposible honrar la deuda”, argumentó.