¿Alguna vez has visto volar a un albatros? Hazlo, aunque sea por YouTube. Su majestuosidad te demostrará por qué es un ave legendaria. Inspirados en esta ave marina cuya envergadura puede llegar a los 3,5 metros, los ingenieros de Airbus trabajan en el AlbatrossOne, el avión que aletea.

Los usuarios de Microsoft Flight Simulator se dirigieron al Golfo de México para atravesar el huracán Laura en tiempo real

Explican en Airbus que esta extraordinaria ave puede volar varios cientos de kilómetros sin batir las alas. “Ningún otro pájaro o criatura alada es capaz de hacer lo mismo”, subrayan. 

El secreto de las técnicas de vuelo del albatros radica en su capacidad de ‘bloquear’ su ala en el hombro cuando realiza grandes distancias. De hecho, el albatros puede pasar hasta la mitad de su tiempo enfrentando el viento y usándolo para volar hacia arriba en viajes largos, cubriendo así largas distancias con muy poco esfuerzo. Cuando aparecen las ráfagas de viento, el albatros desbloquea rápidamente sus alas para navegar mejor el repentino y breve aumento en la velocidad del aire.

Alas elásticas para volar como un albatros

Ahora, piensen en esta ave y extrapolen su imaginación a un avión. Algo así debieron hacer los ingenieros de Airbus cuando soñaron en su mente con un avión capaz de aletear. Primero crearon un simulador, controlado por control remoto, en el que las puntas de las alas eran ‘semiaeroelásticas’.

El concepto de puntas con bisagras no es nuevo, explica el ingeniero de Airbus Tom Wilson. “Los aviones militares las emplean para permitir una mayor capacidad de almacenamiento en los portaaviones”. Sin embargo, AlbatrossOne es el primer avión que aletea en probar en vuelo. Un avión que bate libremente las puntas de las alas, que representan hasta un tercio de la longitud de las mismas.

El avión tiene un espectacular diseño en forma de V

Un ala convencional, explican, transmite enormes cargas al fuselaje durante una turbulencia. Esto requiere que la base del ala esté muy reforzada, agregando, por tanto, peso a la aeronave. Las puntas de las alas del AlbatrossOne reaccionan y se flexionan como respuesta a las ráfagas de viento, haciendo que la carga se minore de manera notable. Además, es capaz de reducir los efectos de las turbulencias.

Las primeras pruebas de vuelo del AlbatrossOne concluyeron el pasado mes de febrero después de un programa de desarrollo de 20 meses. El siguiente paso será realizar más pruebas que combinen los dos modos, con aleteo y sin él, y que los expertos analicen la transición.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.