Un grupo de investigadores de la Universidad de Eindhoven (Países Bajos) presentó una solución que promete reducir la dependencia energética de países como Rusia. Dicho acumulador de calor de sal podría ser el sustituto de los sistemas de calefacción a gas gracias a su sistema de cero emisiones.

La tecnología de las baterías de sal en un sistema de calefacción emplea un principio termodinámico sencillo, es decir, los cristales de sal absorben el agua y liberan calor durante el proceso. 

Al añadir calor, se evapora el agua y se seca la sal, de esta manera, los cristales reducen su tamaño. Mientras la sal se mantenga lejos del agua, el calor se queda almacenado sin manifestar ninguna pérdida, además, el proceso se puede repetir las veces que haga falta.

El desarrollo se inicia obligatoriamente con una fuente de calor, por consiguiente, los investigadores usan los excedentes térmicos de las industrias para alimentar su calefacción de sal. Por otro lado, las fuentes de calor residual de la industria y hogares permitiría prescindir del gas en casi 3,5 millones de casas.

Después de probar con distintos tipos de sal, los expertos escogieron el carbonato de potasio como base, concretamente una sal que se encuentra en alimentos, jabón o vidrio. Dicho elemento posee unas partículas que se hacen más grandes y más pequeñas debido a la entrada y salida del calor, asimismo, pueden desintegrarse o agruparse con otras partículas.

El prototipo que han construido tiene el tamaño de un armario pequeño con 20 módulos que funcionan combinados en parejas, soporta una capacidad total de almacenamiento de más de 200 kWh, cada módulo puede funcionar de manera independiente y consta de un intercambiador de calor, un evaporador, una caldera con partículas de sal y un ventilador.

Este sistema puede adoptar varios diseños y tamaños con lo que se puede ampliar o reducir su tamaño dependiendo de las necesidades.

Primeras pruebas

El grupo de investigadores de la Universidad de Eindhoven recibió una subvención de siete millones de euros para poner en marcha su sistema, asimismo, buscan más inversores.

Las pruebas en hogares comenzarán a finales de este año. Se instalará una batería de unos 70 kWh en cuatro hogares, que según los investigadores les puede proporcionar agua caliente y calefacción durante varios días.

Las baterías estarán en Eindhoven, Polonia y Francia, además, el resultado determinará si el sistema puede ser una herramienta para no depender del gas de otros países.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículo anteriorDe Rusia a Kazajistán en 2 horas: Tupolev Tu-144, el avión supersónico ruso que supera dos veces la velocidad del sonido
Artículo siguienteVieron a la policía y tiraron marihuana por la ventanilla
Catamarca Provincia, Diario de Catamarca, provincia del Norte de Argentina, con toda la información de la región actualizada y seleccionada. https://catamarcaprovincia.com.ar/ Esta compuesta por 3 comunicadores que trabajan para informar los eventos mas destacados y de interés, desde política a Entretenimiento y Virales.