Las implicancias del Pacto Fiscal firmado entre la gobernadora Lucía Corpacci con el presidente Mauricio Macri tuvo ayer su bajada a los jefes comunales.

La pretensión de fomentar el empleo privado poniendo un tope al gasto de la Administración Pública -provincial y municipal- significó para los intendentes aceptar, con dudas, las nuevas reglas de juego.


Lo que quedó claro es que no habrá despidos a los trabajadores públicos, pero se imponen limitaciones a la hora de designar más personal, ello para cuidar los recursos estatales.

De la reunión informativa promovida por el Ejecutivo participaron 24 de los 36 intendentes provinciales (otros enviaron representantes) quienes, una vez aprobado en la Legislatura el Pacto Fiscal, serán invitados a su adhesión.

Ante los alcaldes, la Gobernadora planteó que tendrán que hacer algunas modificaciones, porque “todos cedemos algo tratando de buscar un equilibrio”.

La esencia del Pacto es tender a “fomentar el empleo privado y achicar un poco el Estado”, dijo Lucía. Sin perjuicio de ello, dejó en claro: “Nosotros no estamos dispuestos a despedir a nadie. No se trata de eso, sino de cuidar los fondos que tenemos, tanto las provincias como los municipios, y achicar el déficit fiscal”.

Además, la mandataria les señaló que hay condiciones casi determinantes para adherir. Es que las provincias que no se sumen quedarán excluidas automáticamente del reparto del Fondo Sojero -recursos que son repartidos a los municipios- y tampoco podrán acceder a préstamos.

La Gobernadora señaló que este acuerdo “impacta en varios sectores, porque el dinero para la compensación de las provincias sale de Anses, por lo tanto se verían perjudicados los jubilados; y para que eso no suceda, las provincias resignan la Coparticipación que les correspondía del Impuesto al Cheque”.

El interrogante quedó abierto en los jefes comunales. Para ilustrar, la mayoría de los municipios tiene afectados los fondos de Coparticipación para afrontar el pago de sueldos y gastos corrientes.

Desde el ministerio de Hacienda estimaron que estos recursos bajarían y tendrían impacto en las arcas comunales en 2019. A ello se suma el límite de un 15% en la pauta de crecimiento presupuestario para 2018.

En este marco, se mencionó una “propuesta” incluida dentro del Pacto Fiscal: que Nación financie programas de retiro o jubilación anticipada para empleados públicos provinciales y municipales.

 

Perspectivas

Daniel “Telchi” Ríos propuso el armado de una comisión de intendentes para analizar las repercusiones financieras.

Sin perjuicio de ello, evaluó que “hay que avanzar en un acuerdo y ver de qué forma se compensará” a las comunas.

Por su parte, Roxana Paulón exteriorizó la “preocupación por los tiempos que se avecinan”, sobre la reducción de la Coparticipación. Además, evaluó que “habría que firmar o firmar”.