La NASA ya anunció que, en 2024, el ser humano volverá a pisar la Luna y que será posible una “exploración lunar sostenida” para el 2030. Pero, ¿dónde se hospedarán los futuros exploradores de nuestro satélite natural?

La construcción de una base lunar no es un proyecto muy común como se puede intuir. Además, las estructuras que se edifiquen se enfrentarán a un territorio con una quinta parte de gravedad de la Tierra, sin ninguna atmósfera ni materiales disponibles localmente.

Lo único presente en la Luna es polvo lunar. Aunque pueda parecer un plan imposible, los avances en la fabricación aditiva han comprobado que las impresoras 3D pueden utilizar este material para construir estructuras habitables.

Icon, un startup de tecnología de la construcción, con la financiación de la NASA, ha desarrollado una impresora 3D que construye viviendas a gran escala. Su invento ganó el Premio a la Innovación por el Diseño 2020 de Fast Companny y fue finalista en el 3D-Printed Habitat Challenge de la NASA.

Para conocer qué puede y debe construir esta impresora 3D en la Luna, Icon se ha asociado con SEArch+, una empresa de arquitectura que ya ha trabajado con la NASA anteriormente, y con el Grupo Bjarke Ingels (BIG), una de las firmas de arquitectura más sonadas en el mundo.

Este es un increíble logro arquitectónico y de construcción si somos capaces de hacer esto, y no queríamos que fuera solo un montículo de tierra -ha explicado Jason Ballard, el CEO de Icon-. Esto tiene un significado. Así que la idea con esta asociación entre Icon y BIG es realmente robusta desde una perspectiva de ciencia e ingeniería, pero también digna de ser el primer hogar de la humanidad en otro mundo”.

Ingels, por su parte, afirma que los diseños de su equipo para este proyecto fueron el resultado de investigaciones detalladas sobre el entorno lunar y de la comunicación con Icon para entender su tecnología.Muchas de las primeras suposiciones que se nos ocurrieron resultaron no ser del todo ciertas una vez que nos metimos en el nitty-gritty -comenta Ingels-. Se convirtió en este proceso de exploración de un lado a otro, evolucionando lentamente o descubriendo cómo es el vernáculo lunar”.

Ingels apunta que las noches y días lunares soportan un calor y un frío extremo, radiación y una avalancha regular de meteoritos. Por ello, la arquitectura de la Luna estará mayormente determinada por los materiales y las condiciones ambientales que por la propia estética.

El aspecto que tendrá las edificaciones de BIG en el satélite natural será similar a unos iglús con forma de rosquillas. Por la parte exterior serán ondulados para dotarles de protección.

En este diseño arquitectónico, prima más la practicidad que la estética.
En este diseño arquitectónico, prima más la practicidad que la estética.
Icon / BIG

El diseño ha sido creado pensando en utilizar la tecnología de impresión de Icon que, de momento, sigue trabajando para que su máquina pueda manejar el regolito de la superficie de la Luna. Asimismo, están reconfigurado el sistema de impresión 3D para que funcione de manera autómata o para que pueda recibir instrucciones remotas desde otra base o desde la Tierra.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.