Son el oro de esta crisis sanitaria: los respiradores automáticos pueden suponer un cambio radical para salvar la vida de una persona que sufre los efectos de la enfermedad provocada por el coronavirus. Lamentablemente, ni siquiera en los países más desarrollados o con mejor cobertura sanitaria habría suficientes.

Los respiradores son “equipos invasivos muy precisos y complejos, diseñados para su utilización en el soporte vital de un paciente que está en una situación crítica”, afirman desde el Ministerio de Sanidad.

“Su diseño y funcionalidad debe garantizar, además de cumplir con su función original, que su utilización no comprometa el estado clínico o la seguridad de los pacientes, ni la seguridad y la salud de los usuarios”, añaden.

¿Cómo es un respirador automático tecnológicamente hablando?

OxyGEN

Para entender la tecnología detrás de un respirador, 20MINUTOS ha hablado con Ignasi Plaza, cofundador de Protofy y uno de los desarrolladores de OxyGEN, un respirador de emergencia desarrollado para la crisis sanitaria del COVID-19.

OxyGEN permite automatizar los resucitadores manuales de bolsa, los llamados “de tipo AMBU”, y controlar la frecuencia respiratoria, el volumen de la corriente y la ratio inspiración/espiración de manera constante y objetiva.

Así es un resucitador manual de bolsa.Así es un resucitador manual de bolsa.Ambu

Este proyecto se diseñó con una visión low cost y low tech para poder replicar el dispositivo fácilmente. El objetivo era utilizar componentes sencillos y disponible en todo el mundo: un motor de limpiaparabrisas, una alimentación PC, un dimmer regulador de luz y materiales de construcción básicos -tornillería y metacrilato, metal o madera-.

“Para encontrar el motor adecuado, por ejemplo, probamos motores disponibles en una casa: el motor de una batidora, un microondas, de un taladro, de un exprimidor de naranjas y finalmente el de un limpiaparabrisas”, explica Plaza.

Y añade: “Después de los test que se hicieron en el taller, el motor del limpiaparabrisas resultó ser el que mejor se adaptaba, porque es capaz de girar lentamente, tiene mucho par -fuerza- y una durabilidad acreditada de más de 3.000 horas, el equivalente a 24 horas al día durante 125 días, además de una alta disponibilidad”. Los otros motores están pensados sólo para usarlos unos pocos minutos y de manera intermitente, aclara.

La línea de montaje de Seat en Martorell trabaja ya produciendo los ansiados respiradores.

Existen dos versiones OxyGEN, una versión para producción a escala a nivel industrial en acero, OxyGEN-IP -la que ha empezado a producir SEAT-, y otra versión realizable por ‘makers’ en pequeños talleres, OxyGEN-Maker, que está diseñada para poder ser construida “en cualquier parte y muy rápidamente”.

La versión industrial, hecha en serie, tiene un coste temporal de menos de cinco minutos por máquina –24h al día suponen 300 máquinas día– cuando la producción esté en pleno funcionamiento. Para la versión maker se necesita alrededor de una hora por equipo haciendo menos de cinco unidades a la vez.

OxyGEN es un dispositivo médico Open Hardware, lo que significa que los autores ponen a disposición de todos gratuitamente los planos y software del proyecto. En India, Israel, Sudáfrica, Suiza, Nicaragua y EE. UU., entre otros países, ya se está utilizando.

Situación actual en España

UVI, UCI, cuidados intensivos, paciente intubado

La crisis sanitaria de la COVID-19 está suponiendo un elevado y creciente número de pacientes que precisan soporte ventilatorio invasivo en las Unidades de Cuidados Intensivos. Esta situación sin precedentes genera una necesidad de ventiladores mecánicos por encima de la disponibilidad habitual.

Esta semana conocíamos algunos datos sobre la situación con respecto a estos aparatos de nuestro país:

  • Según el último recuento, hay disponibles unos 5.000 respiradores automáticos en España, de los que ya se está utilizando el 75%.
  • Anualmente, se fabrican en todo el mundo unos 100.000 ventiladores: una producción muy baja en estos tiempos de alta demanda.
  • Debido a la baja producción, los precios se han disparado: un respirador puede costar más de 15.000 euros en situaciones ‘normales’, ahora el coste está por las nubes.
  • En España tenemos 30 ventiladores automáticos por cada 100.000 habitantes -países como Alemania o Estados Unidos tienen hasta 100-.
  • En España solo hay dos empresas que producen este tipo de máquinas y su producción se limita a 100 respiradores al año pero compañías de otros sectores están adaptándose a su producción.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a salir este viernes de La Moncloa para visitar una empresa de Móstoles que, de acuerdo con la reorientación industrial a la que está animando el Gobierno, ha empezado a fabricar respiradores. Hacía más de una semana que no se veía a Sánchez fuera de la sede del Ejecutivo, desde que el miércoles de la semana pasada acudió al Congreso para defender la prórroga del estado de alarma hasta el 9 de abril.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha recibido varias propuestas de desarrollos de prototipos de respiradores/ventiladores: “En este momento, trabajamos con seis proyectos en un estado bastante avanzado. Existen otros proyectos que están en fases más tempranas de su desarrollo”, informaban desde Moncloa el pasado 1 de abril.

No obstante, desde los centros sanitarios insisten en un mensaje: no sólo es importante disponer del material, si no también del personal que sepa manejarlo.