Senador Dalmacio Mera, Dalmacio Mera
Senador Dalmacio Mera, Dalmacio Mera

El proyecto con media sanción que dispone la legalidad del aborto aterrizó esta semana en la cámara alta del Congreso. Al respecto, Dalmacio Mera, senador nacional por Catamarca, se mostró más inclinado a no acompañar la iniciativa.
En el conteo de votos y hasta el momento, el único que adelantó su acompañamiento fue Oscar Castillo (FCS), puesto que Inés Blas es calificada por medios nacionales como “indecisa”.
En diálogo radial, Mera manifestó que estaba de acuerdo con la despenalización del aborto (es decir, que la práctica no sea punible para las mujeres) “a partir de causas concretas, no desde el libre ejercicio”.
El senador nacional, en charla con La Brújula, señaló que tiene “una postura personal muy clara de hace mucho tiempo”. En este orden de ideas, acotó que “no estoy cerrado en mi posición” puesto que si así fuese, “no existirían los debates de comisión”.
Luego, posó la mirada en la aplicabilidad de la iniciativa: “No siempre lo que plantean los proyectos tienen la eficacia o efectividad que suponen en el título que mediáticamente conocemos”.
“Me tocará introducirme en el proyecto con los puntos y comas que hayan venido de Diputados”, manifestó, comentando que dentro de la iniciativa “se hicieron cambios y hay temas que no son menores”.
Así planteó que el tema central es “hablar de la vida o de la muerte”. Según expresó el legislador nacional, “esto lo reconocen ambos sectores en pugna, si pudiéramos poner la representación de esa forma, a favor y en contra”. A la vez, dijo que hay otros temas tangentes a la iniciativa, “temas penales que involucran a profesionales médicos, instituciones de la salud; no son temas como para no fijarse en cada punto y coma”.
El senador nacional recordó que “hace 12 años hago una actividad que se llama Olimpiada del Saber”, donde se proponía una agenda de temas para abordar. “En todas hablamos de aborto, embarazo adolescente y violencia familiar”, expresó, acotando que celebraba que “se pueda debatir, espero que sea con la altura”.
Sucede que, según contempló, “a veces se toman posiciones muy extremas con violencia argumentativa”.
Sin perjuicio de ello, recaló que es un tópico “con serias complicaciones constitucionales”. La Carta Magna nacional “recepta convenios firmados por Argentina y con expresa mención de cuando empieza la vida, a partir de la reforma del ‘94, donde el artículo 74 da jerarquía constitucional”.
De esta forma, el senador alertó que “no vaya a ser cosa que haya una sanción al proyecto y queden sin resolver los problemas constitucionales”. Si así fuese, evaluó que “al día siguiente quien cree que tiene ese derecho presente un amparo o una medida de inconstitucionalidad”.
Otro de los puntos sobre los que tuvo observaciones fue “el problema de los médicos”. “Hay un registro de objeción de conciencia que habría que ver cómo funciona”, a lo que se le suma el impedimento a las instituciones. En este orden, contrastó que “si hay una institución confesional que está en las antípodas al proyecto, se les prohíbe por ley”, deja en duda a la normativa. “Es dudoso prohibir por ley a alguien que públicamente expresa profesar determinada fe y valores”, agregó.
En tanto, planteó que hay una diferencia con “la realidad”. “Legislan para el país, donde el peso de los diputados de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma (CABA), que son mayoritarios, a veces van reformando y reformando, pero desde su realidad”, expresó.
“Puede que estemos creando una engaña pichanga”, dijo Mera, rescatando que “es inseguridad jurídica”. Es “aferrarnos a los pañuelos de un color u otro y querer sacarnos un tema de encima sin dar respuestas y generando inseguridad jurídica”, lo que posteriormente va a “volcar un problema al Poder Judicial”.
“Estoy a favor de la despenalización de la mujer, pero a partir de causas concretas, no desde el libre ejercicio”, concluyó Mera.