El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, admitió que la depreciación del peso “golpeará” sobre la inflación y el nivel de actividad, aunque confió en que el “proceso de desinflación continuará cuando se calmen los mercados”. Fue ante medios extranjeros, en medio de otra disparada del dólar que cerró en $25,51 con un aumento de casi el 25% en las últimas tres semanas y una depreciación del peso de casi el 35%. Hoy es un día clave para el Banco Central, porque se licitan el 52% de las Lebacs, luego del vencimiento de $617.000 millones.


En una rueda de prensa con corresponsales de agencias de noticias extranjeras, en la que también participó el ministro de Finanzas, Luis Caputo, Dujovne admitió que el país “tendrá menos crecimiento y más inflación” como consecuencia de la volatilidad cambiaria y sostuvo que “el gobierno sabe que la depreciación del peso golpea a la inflación”. El Ministerio comunicó luego que “la mejor manera de defender el crecimiento es evitar una crisis en la macroeconomía”.

Esto ocurrió mientras el dólar se alzaba a $25,51, a pesar de que el BCRA ofreció desde primera hora 5.000 millones de dólares a $25 en el segmento mayorista. En medio de un renovado nerviosismo en el día anterior a la licitación de Lebacs, la moneda norteamericana trepó $1,79 respecto del viernes y subió un 24,6% desde el 23 de abril. El peso, de ese modo, se devaluó 7,5% con relación al cierre anterior, mientras durante el año ya se depreció 34,8%.

El dólar ya superó el nivel esperado según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que difunde el BCRA, y las estimaciones del nivel de tipo de cambio nominal mayorista promedio mensual estimado para los próximos seis meses se ubicaron entre $20,70 y $21,90. A su vez, para fines de 2018, los analistas proyectaron que el tipo de cambio nominal alcanzaría los $22,60 promedio mensual.

Lebacs
En este contexto, el BCRA afrontará una desafiante megalicitación de Lebacs en la que vencerán $617.000 millones, y se pondrá a prueba la confianza del mercado. La autoridad monetaria buscó reducir todo lo que pudo el volumen de vencimientos y decidió recomprar ayer lunes unos $24.000 millones, que se suman a los $32.000 millones rescatados el viernes último. De este modo, el nivel de vencimiento, que hasta el jueves último era de unos $673.000 millones, se redujo de manera considerable.

El 5 por ciento del vencimiento se encuentra en manos de inversores extranjeros, cuyo proceder captará especial atención por parte del mercado, al tomarlo como parámetro del grado de “confianza”. Las expectativas del Banco Central apuntan a alcanzar un nivel de renovación similar al de las anteriores licitaciones frente a una tasa más alta, que se ubica en torno al 40 por ciento. En la licitación mensual de hoy martes, la autoridad monetaria intentará que crezca el interés por las inversiones en moneda local para quitar presión sobre el dólar.