La difusión de un video en la redes sociales señalando que había faltante de oxígeno
para pacientes de Covid en el Malbrán llevó a las autoridades del hospital
monovalente y del ministerio de Salud a plantear una denuncia penal contra el
diputado opositor Hugo “Grillo” Ávila y contra la administradora de una fanpage
(María Márquez). Las expresiones del legislador (que la denuncia denomina sin
dudar como fakenew) se encuadran en un artículo del Código Penal que prevé una
pena de dos a seis años de prisión: esto es por “infundir un temor público o suscitar
tumultos o desórdenes”.
La acusatoria, que recayó en manos del fiscal Jonathan Felsztyna para que lleve
adelante la investigación, lleva la firma del director del Malbrán, Daniel Godoy, quien
previamente no solo había desmentido las palabras del diputado sino que también las
tildó de irresponsables, ya que impactan en la sociedad, más aun en quienes tienen
familiares internados en el monovalente.
Ahora bien, ¿qué dijo Ávila? El diputado aseguró que el domingo fue al Malbrán
“debido a una gran cantidad de mensajes que me llegaron de que estaría faltando
oxígeno y estarían situación crítica todos los internos”. A la vez, afirmó que
“especialistas“ le comentaron que “la capacidad instalada de oxígeno no puede
abastecer más de 30 camas y ahora se instalaron más, lo que es una situación
vergonzosa porque también el San Juan Bautista está con problemas de
abastecimiento de oxígeno”.
En este marco, Godoy apuntó que esas declaraciones son “poco felices y un tanto
irresponsables, porque no hacen más que alarmar y angustiar a la gente”. A la vez, el
director del Malbrán señaló que “la realidad dista mucho de lo que significa esa
publicación en las redes sociales” y explicó que Catamarca cuenta con “dos
distribuidores que al mismo tiempo generan oxígeno a través de la empresa
proveedora, uno en La Rioja y otro en Tucumán”.
En este orden de ideas, el profesional de la salud aseguró que la empresa
proveedora “continuamente destinó camiones itinerantes, porque es la empresa
misma que nos provee el oxígeno la que se encarga de monitorizar. Cuando llega a
determinado nivel el oxígeno, la distribuidora ya sabe y envían el camión de forma
automática, sin necesidad de que nosotros tengamos que llamar, pero igual lo
hacemos como un dispositivo de doble válvula de seguridad”, dijo Godoy, para
remarcar que “en ningún momento nos faltó el oxígeno”.
“Somos todos grandes, debemos ser responsables, no generar pánico en una
situación de pandemia como esta, no merecemos bajo ningún punto de vista tener
que preocuparnos por este tipo de denuncias sin fundamentos y absolutamente
irresponsable”, reprochó el director del monovalente.

Por otra parte, en el relato de la denuncia penal, se indica que la mujer denunciada
llegó alrededor de las 21.00 y que minutos después arribó Ávila al Malbrán, ambos
“irrumpiendo de forma violenta y agresiva, solicitando entrar al hospital pretendiendo
realizar una auditoría para constatar supuestas denuncias que obrarían en su poder”.
Además, señala que tanto el portal de Facebook como el legislador opositor emitieron
las noticias “en un marco de dolo, siendo idóneas para infundir el temor público”.
La acusatoria subraya que “el bien jurídico que se tutela es la tranquilidad pública que
se ha visto alterada y conmocionada maliciosamente tanto por el portal digital como
por el diputado Ávila, el cual reviste de mayor gravedad al ser funcionario público y
debería velar por la tranquilidad de la sociedad en estos tiempos y no alterar con
falsas noticias”.
Repudios
La acusación de Ávila también trajo aparejado un fuerte repudio. Para el caso, el
Movimiento de Mujeres por la Igualdad Catamarca expresó que “las manifestaciones
tendenciosas y con desprecio a la salud pública efectuadas por el diputado Hugo
Ávila (…) tienen una clara intención política de desprestigio del Hospital Monovalente
Malbrán y del equipo de salud en la persona de la ministra Claudia Palladino, en un
tiro por elevación para desacreditar la gestión del Gobierno de la Provincia”.
A la vez, indican que “sus afirmaciones no hacen más que generar zozobra” y le
cuestionan al legislador “que utilice la salud de los catamarqueños/as para obtener
rédito político”.