Ante las dudas planteadas por la oposición por la compra de barbijos, el Ministerio de Hacienda Pública de la Provincia salió a aclarar sobre cómo se avanzó en la adquisición de estos elementos. En ese sentido, indicó que se compraron más de tres millones de estas mascarillas para avanzar en la lucha contra la pandemia.

Explicó que en 2020, Catamarca adquirió 3.018.000 barbijos a un precio de $6,05 por unidad. A dicha compra pertenecen las unidades que comenzaron a distribuirse a distintos sectores, instituciones y municipios esta semana, luego de que el miércoles comenzara a regir en toda la provincia el uso obligatorio de doble barbijo en espacios cerrados.

Desde la cartera conducida por Alejandra Nazareno indicaron que se presentaron dos propuestas para la adquisición de los barbijos. La Droguería Alfarma SRL propuso un valor de $6,05 por unidad, mientras que Glamamed SA cotizó un precio de $7,16. Desde el Ministerio de Hacienda Pública se optó por proceder con la compra a la oferta presentada por Droguería Alfarma SRL.
El Ministerio también informó que  en virtud del Decreto S. – Seg. N° 1004, que establece “el uso obligatorio de doble barbijo en espacios cerrados debiendo ser uno de ellos necesariamente de tipo quirúrgico”, se encuentra tramitando la adquisición de más barbijos en base a las estimaciones realizadas por el Ministerio de Salud.

Legisladores del oficialismo también salieron al cruce de la oposición. Concretamente, el diputado Augusto Barros salió al cruce de su par Hugo Ávila, quien en medios nacionales había cuestionado la compra de los barbijos argumentando que ese dinero debería ser usado para fortalecer el sistema de salud. “Estoy azorado en la forma desfachatada que se miente a la sociedad” dijo Barros, quien agregó que Ávila está “desesperado por la reelección”.

“Sale en los medios nacionales a decir cosas sin ninguna prueba y pretende hacer política con la desesperación de la gente”, sostuvo.

Ávila había planteado que no hay tubos de oxígeno en Paclín y Tinogasta y que el sistema de Salud de la provincia está colapsado. Sobre estos dichos, Barros manifestó: “Plantea una situación donde hay que elegir a quien se le da una cama con respirador cuando esto nunca ocurrió y en Tinogasta y Paclín nunca faltaron insumos”.

Sobre la polémica del doble barbijo, Barros cuestionó a Ávila que lo plantea como una cuestión económica cuando “está comprobada su efectividad”. En ese marco, remarcó que el Gobierno aclaró que los tapabocas fueron comprados a un valor inferior a los precios de mercado y a empresas reconocidas. “Ávila y los medios a donde se presenta no dijeron de la compra de barbijos a $3.000 por parte de la CABA”, sostuvo.

Finalmente, afirmó que el diputado “aún no entiende que el pueblo de Tinogasta le dio la espalda y no termina de digerir que perdió”.

Por su parte, el presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Marcelo Murúa, afirmó que “la oposición tiene que dejar de jugar con la ilusión de la gente y hacerse cargo de que hundieron al país en la crisis económica más grave y prolongada de la que se tenga memoria, y sin pandemia de por medio”.

“Hoy cuestionan el doble barbijo, pero es claro que debemos profundizar lo que aporta un tapabocas común más el uso de un barbijo quirúrgico para mejorar la barrera de protección ante el virus”, dijo. Y resaltó que “el Estado hace el esfuerzo de comprar estos elementos para hacerlos llegar a la mayor cantidad de personas posible de manera gratuita”.

“Los barbijos fueron adquiridos a grandes empresas que los proveen y a un valor cercano al tercio del valor que se consiguen en una farmacia actualmente”, añadió.