Se acabó, ya no veremos más veces el gesto de pasar la tarjeta por el lateral de los terminales y firmar el recibido del papel. Mastercard ha anunciado en su página web que se convertirá en la primera red de pagos que deje de emplear la típica banda negra que podíamos apreciar en las tarjetas de crédito y débito.

Las nuevas tarjetas que se fabriquen a partir de 2024 no tendrán la obligación de tener dicha banda magnética, además, se espera que en 2033 no quede ninguna tarjeta en circulación que la tenga. El objetivo de Mastercard es dar más protagonismo al pago inalámbrico y al chip, dado que estas nuevas tecnologías han empezado a ser más utilizadas en los últimos años, es decir, en futuro solo introducirán un chip EMV (Europay MasterCard VISA) que almacena la información de pago para validar las operaciones.

Según ha detallado la compañía, este amplio plazo de eliminación de las tarjetas con banda magnética dará suficiente margen para que los comercios y empresas que todavía utilizan este sistema de pago puedan adaptarse a las nuevas tecnologías.

Asimismo, Mastercard añade que el 86% de las transacciones en persona se realizan con el chip EMV porque los usuarios lo prefieren por la seguridad añadida, aunque aún quedan personas que prefieren el método tradicional. Por consiguiente, el proceso de eliminación de la banda magnética será muy largo.

¿Cuáles serán los nuevos métodos de pago?

Como ya hemos mencionado anteriormente, Mastercard quiere integrar en sus tarjetas un chip EMV y la conectividad contactless que permite pagar si acercas la tarjeta al TPV (Terminal Punto de Venta). Además, los pagos con el móvil han crecido en el último año, ya que el usuario puede enlazar su tarjeta de crédito o débito en su dispositivo para pagar a través de la identificación de la huella dactilar o reconocimiento facial. Así pues, la compra es más rápida y segura porque no es necesario introducir el código PIN en el datáfono.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.