¿Te suena el concepto nómada digital? Este término se ha hecho popular con el aumento del teletrabajo, y cada día cientos de personas lo están empezando a aplicar sin querer debido a las condiciones que la pandemia nos ha generado.

Lo cierto es que este concepto surgió mucho antes, en 1977, cuando Makimoto y David Manners hablaban sobre el futuro del trabajo de una forma globalizada y en el que las nuevas tecnologías, los nuevos contratos laborales y las nuevas prácticas empresariales cambiarían por completo nuestras vidas, difuminando los límites entre trabajo, ocio, hogar y viajes.

El interés por la vida nómada ha crecido como la espuma porque muchas personas han descubierto que pueden teletrabajar y, ya que no tienen que ir a la oficina, ¿por qué atarse a un lugar fijo, cuando puedes convertir cada lugar que visitas en tu propia oficina?

¿Tu trabajo encaja para ser un nómada digital?

Hay tres tipos de perfiles en los cuales un nómada digital se encaja:

  • Empleado remoto.
  • ​Autoempleado.
  • ​Freelancer.
  • ​Empresario y/o emprendedor.

Refiriéndonos a profesiones, una persona puede volverse nómada digital en cuanto su profesión o fuentes de ingresos le permitan hacerlo desde cualquier ubicación. 

Las actividades más comunes están relacionadas con las nuevas tecnologías de la información, el marketing digital, la producción y difusión de contenidos digitales y también funciones de consultoría en diversas áreas, funciones comerciales y de ventas.

¿En qué suelen trabajar los nómadas digitales?

A menudo un nómada digital trabaja como:

  • Desarrollador de software
  • Diseñador web,
  • Experto en SEO
  • Creador de contenido,
  • Community manager
  • Asistente virtual
  • Fotógrafo
  • Productor de vídeo
  • Bloguero profesional o Youtuber
  • Consultor fiscal
  • Consultor contable
  • Abogado
  • Profesor de inglés
  • Traductor

No todos los nómadas digitales son iguales. Se estima que un 42% de ellos realizan viajes de entre 1 y 14 días, pues, aunque tienen la libertad de trabajar desde casa, tienen que acudir a la oficina de forma puntual dos veces al mes, una vez a la semana, etc. Mientras que un 23% de ellos no tienen que acudir a la oficina en ningún momento y por ello suelen realizar viajes de entre 31 y 60 días.

No hay que ver el nomadismo digital como un tipo de trabajo o profesión, sino como una forma de vivir que aúna los cambios que se están dando a nivel laboral, junto con la decisión de tomar el control de tu propia vida y llevarla como tú quieras.

Cómo empezar a trabajar como nómada digital: Herramientas imprescindibles

Lo habitual es que viajen a lugares con un nivel de vida más barato que el de su ciudad natal. Tailandia, por ejemplo, ha sido siempre un destino muy demandado entre los nómadas digitales. Debido a su estilo de vida, se necesitan unas herramientas base para poder trabajar cómodamente en cualquier parte:

  • Disco duro externo: no solo porque es posible que en tu portátil no entre todo, sino porque siempre debes tener una copia de seguridad de todos tus archivos.
  • Un ordenador portátil potente
  • Equipo de fotografía
  • Adaptador de corriente: diferente según a donde vayas.
  • Enchufe con varias toma
  • Auriculares y un kindle.
  • Dropbox/Google Drive/PCloud: o cualquier otro servicio de almacenamiento de datos en la nube.
  • Idiomas: aprender inglés es una obligación para cualquier emprendedor y más para un nómada digital
  • Apps: Slack, Trello, Tripadvisor, Minube, Skyscanner, maps.me, Uber, Blablacar, AirBnb, Couchsurfing…
  • Software: Active Campaign, Libsyn, ThriveCart, SendOwl, Quaderno, NameCheap, etc.

¿Tienes un nómada digital dentro de ti?

Si sabes que te gustaría vivir viajando, pero no sabes cómo, tener la independencia de trabajar por Internet y no sentirte obligado a acudir a una oficina y sientes una profunda admiración por los nómadas digitales, quizás es que tú deberías ser uno.

Ventajas e inconvenientes

A pesar de las grandes ventajas que a lo largo de este artículo hemos mencionado y que, para muchos, serán motivo suficiente para decidir arriesgarse por este estilo de vida, existen algunas desventajas que debes conocer:

– La presión es mucha: Sientes que tu vida depende de ti, algo que es bueno, pero que a la vez puede crearte una sensación de inestabilidad que debes saber controlar y gestionar para no venirte abajo. A diferencia de un trabajo convencional, muchas veces estarás solo contigo mismo, y eso puede convertirse en tu peor enemigo. 

– Al principio casi no tienes ingresos

– Hay picos muy altos de trabajo

– Es sencillo perder el foco: Los nómadas digitales tienen un alto nivel de disciplina y constancia en su trabajo, al no tener un jefe todo el día o una rutina que les marque su vida, es sencillo que todo se convierta en un caos. Es por eso que hay que estar mentalmente preparado para este estilo de vida y ser exigente con uno mismo. 

Por si todavía no te convence este tipo de vida, Antonio G, de EscuelaNómadaDigital tiene algo que decir al respecto: “En 2014 salí de la Universidad tras haber terminado de estudiar Arquitectura y, al igual que a ti, el mundo me preparaba un ámbito laboral penoso. Lo mejor que pude conseguir fue un trabajo por 300 € al mes trabajando como delineante. Estaba encerrado 12 horas al día en un estudio haciendo lo mismo día tras día”

Y tú, ¿Te arriesgarías a ser un nómada digital y empezar a vivir la vida más como tú quieres y menos como dicta la sociedad?

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.