Cada vez son más los países que desarrollan máquinas de combate para fortalecer sus ejércitos. Hace una semana conocíamos el cerebro artificial Skyborg en el que Estados Unidos estaba trabajando, y ahora, parece que Rusia está desarrollando sus propios ‘Terminators’

Sergué Shoigú, el ministro de Defensa ruso ha confirmado la producción de “las armas del mañana”: unos robots con inteligencia artificial capaces de luchar de manera autónoma. “La producción en serie de robots de combate ya ha comenzado, pero no son modelos experimentales, sino robots que incluso pueden exhibirse en películas de ciencia ficción, ya que son capaces de actuar de forma autónoma”, ha apuntado Shoigú.

En 2019, el país ya presentó Fedor, un androide que podía disparar armas con precisión, sin embargo, el gobierno aseguró que no se había creado para usos militares. Ahora, Rusia ha confirmado que está comenzado a desarrollar robots capaces de desenvolverse en situaciones relacionadas con el ejército.

Empresas rusas que están diseñando robots de combate

Aunque el ministro no mencionó ningún proyecto en concreto, actualmente existen varias empresas rusas especializadas en el sector de defensa que está trabajando en prototipos de robots de combate con inteligencia artificial. Un ejemplo es el grupo Kalashnikov, que hace un par de años presentó un robot que en un futuro se encargará de la custodia de territorios y el reconocimiento.

Asimismo, el conglomerado ruso Uralvagonzavod está desarrollando sistemas robotizados, como el vehículo de combate no tripulado con armas pesadas y otro que incluye cañones automáticos.

Robots de combate que ya forman parte del Ejército ruso

De momento, de entre los robots de combate que ya están incorporados al Ejército ruso destaca el Uran-9, diseñado por Kalashnikov. Este vehículo terrestre tiene forma de tanque, pesa 12 toneladas y está diseñado para misiones de reconocimiento y destrucción de vehículos blindados. Este ‘robotanque’ cuenta con un cañón automático de 30 mm, un lanzador de misiles guiados, y un lanzallamas y una ametralladora asistidos por cohetes.

Así es el Uran-9 de Rusia.
Así es el Uran-9 de Rusia.
Ministerio de Defensa de Rusia

Por otro lado, también existe el Uran-6, un robot de 6 toneladas similar estéticamente a una excavadora y que sirve para desactivar minas y otros artefactos explosivos. Este aparato resiste a una explosión de hasta 60 kilogramos de trilita.

En la defensa rusa han incluido además un robot submarino llamado Poseidón con propulsión nuclear. En 2018, el presidente ruso Vladimir Putin comentó que este tipo de máquina se usa para transportar munición convencional y nuclear. De este modo, se podrían emplear para atacar sigilosamente.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.