El uso médico del cannabis a menudo se considera como tratamiento para personas con problemas de salud mental. Sin embargo, una nueva investigación demostró que los efectos podrían ser los contrarios a los deseados.