Ayer, se conoció que en la Unidad Judicial N° 1,  un subcomisario de la Policía de la Provincia denunció a tres efectivos subalternos por retención de expedientes y el faltante de elementos, que permanecían en la dependencia policial en calidad de secuestro.
De acuerdo a la información a la que pudo acceder LA UNIÓN,  la presentación judicial, que ahora es investigada por la Justicia, fue realizada por el subcomisairo Luis Alejandro Marinero. El mencionado dijo ante los investigadores desempeñarse como subcomisario en la Comisaría de Nueva Coneta, departamento Capayán. Que el día 25 de abril pasado, se hizo cargo de dicha dependencia, donde prestan servicio el oficial ayudante, Ernesto del Valle Perea, el oficial principal, Walter Maders y el subinspector, Cristian Sebastian Navarette.
Según denunció, en el caso de Perea y Maders, no entregaron los expedientes judiciales que tenían a su cargo, obrando en algunos de ellos secuestros que no se encuentran en los depósitos de los secuestros de la comisaría. No precisando de qué elementos se trataban, aun cuando se supo que estos serían parte de distintos procedimientos concretados por la fuerza de seguridad, de donde fueron secuestrados. En cuanto al oficial Navarette, lo denunció por no hacer entrega de los expedientes a su cargo. Cabe señalar, que el año pasado, el subcomisario de la Comisaría Novena fue denunciado por llevarse una desmalezadora que pertenecía a los secuestros de la dependencia.