River volvió a carecer de ideas ofensivas y no pasó del empate 0-0 en su visita a Arsenal de Sarandí, por la octava fecha de la zona A de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol.

El partido se jugó en el estadio Julio Grondona, de Sarandí; contó con arbitraje de Patricio Loustau y significó el segundo 0-0 consecutivo para River: la fecha pasada fue con Racing y, de algún modo, explica las carencias que exhibe el equipo de Marcelo Gallardo en esta etapa de reconstrucción.

Arsenal, que es con Newell’s Old Boys uno de los equipos que todavía no ganaron, cosechó un punto importante ante uno de los candidatos y fortaleció la confianza de su DT, Sergio Rondina, que venía siendo cuestionado por los malos resultados.

Con el empate, River alcanzó los 12 puntos y se sumó al grupo de escoltas (Banfield, Central Córdoba de Santiago del Estero, Racing). El líder de la zona es Colón, invicto y con 19 unidades.

River monopolizó la pelota a lo largo del primer tiempo y, como hace siempre, ensanchó la cancha con la proyección de los reaparecidos Montiel y Angileri, pero se terminó repitiendo en la fórmula del centro para tratar de llegar al gol.

Salvo un par de pases filtrados y verticales con los que Enzo Pérez casi encuentra a Matías Suárez, al equipo de Gallardo le pasó lo mismo que en la fecha anterior con Racing: no encontró los caminos para llegar con claridad al arco adversario.

Ya sin “Nacho” Fernández, que manejaba tiempos y espacios para definir la dinámica y la búsqueda, River espera encontrar su reemplazo, en principio, entre Palavecino y Carrascal. Este sábado el ex Deportivo Cali fue titular y no funcionó. Tampoco Julián Álvarez, que debe bajar unos metros para involucrarse en la creación. Tampoco De la Cruz, que debe ayudar a Pérez en la salida clara.

La otra carencia que sigue exhibiendo River respecto del equipo brillante de tiempo atrás está en la defensa: sin Martínez Quarta perdió claridad en el primer pase y, también, seguridad en el fondo, más allá de la buena tarea de Paulo Díaz.

Arsenal, en ese marco, fue sumando confianza a medida que le funcionaba el esquema de neutralización y, también de a poco, se animó a acercarse hasta Armani, que debió intervenir en dos o tres ocasiones más o menos riesgosas para evitar la caída de su arco.

River tuvo una buena aproximación al minuto de complemento, con un centro rasante desde la izquierda de Angileri que cruzó el arco sin que nadie llegara a empujarla; pero Arsenal, con los cambios de Sergio Rondina, le propuso más disputa sobre la pelota, equilibró el juego y tuvo también una linda llegada, un tiro libre de Candia -excelente pegada- que se apenas desviado.

River respondió con su mejor combinación, un pase de Enzo, un taco de Suárez y un remate de Palavecino sobre el borde del área que Medina sacó al córner.

A partir de ahí, y durante un buen rato, se acentuó el asedio del visitante sobre el arco de Medina. Y aunque siguió sin acertar el pase fino, le alcanzó para mantener paralizado al “Arse”, preocupado en la única actividad de preservar el cero.

Cuando el local se quedó con diez por la expulsión de Farioli, Gallardo movió el banco para explotar todos los caminos posibles durante el último cuarto de hora. No hubo caso. River, habituado a poder, esta vez no pudo. Ese es el nuevo desafío para el “Muñeco”.

En la próxima jornada, la novena, Arsenal visitará a Godoy Cruz en Mendoza (sábado 10 desde las 14) y River recibirá en el estadio Monumental a Colón de Santa Fe (domingo 11 desde las 21).