Ayer a la mañana, aproximadamente a las 9:40, la policía de Miraflores tomó conocimiento de un siniestro vial, de características graves, en la cuesta de Los Ángeles, en el departamento Capayán.
Fuentes policiales informaron que el hecho fue protagonizado por un automóvil, cuyo conductor había detenido la marcha en el mirador, terminando luego en el barranco, a una profundidad de 100 metros.

Por fortuna, a pesar de la espectacularidad del siniestro, el conductor, único ocupante, pudo salir por sus propios medios, regresar a la ruta y pedir ayuda.
Minutos después del siniestro, arribaron al lugar los efectivos, quienes se entrevistaron con Julio César Rodríguez, de 44 años, con domicilio en Valle Viejo, quien les manifestó que se dedica a la venta de pan casero y que, momentos antes a su arribo,  detuvo la marcha de su automóvil marca VW modelo Voyage 1.6, color azul, dominio ppr 493, en el mirador, con el  freno de mano colocado, cuando, de repente, el freno falló y el automóvil avanzó y cayó al barranco, quedando aproximadamente a 100 mts de profundidad. Consecuencia de la caída, el vehículo quedó totalmente destruido.

En cuanto a Rodríguez, salvó su vida de milagro, siendo asistido por personal de salud de Los Ángeles, sin que presentara lesiones de consideración. Finalmente, el hecho fue informado a la fiscalía en turno y las actuaciones de rigor quedaron a cargo de la policía local.