River ejerció el dominio desde el inicio con juego fluido, con proyección en las bandas, especialmente en la izquierda con Fabrizio Angileri y un participativo Nicolás De La Cruz que tuvo la apertura con la ejecución de un tiro libre que pegó en el palo (PT 3m).

La ausencia de Gonzalo Montiel se notó en River porque Alex Vigo no tuvo un buen debut con pocos entrenamientos encima.

En el segundo ataque a fondo, River se puso en ventaja. De La Cruz recuperó en el medio, hizo una gambeta y habilitó a Suárez para una definición cruzada apenas pisó el área.

Platense salió de la presión de River de a poco. El calor en la tarde de Vicente López hizo mella en la intensidad física que generalmente propone el equipo dirigido por Marcelo Gallardo y el partido se emparejó.

River, sin tanta posesión de la pelota, tuvo dos situaciones más con el cabezazo de Jorge Carrascal y la tapada de Jorge De Olivera ante Suárez.

En varias oportunidades los jugadores de River se quejaron del campo de juego porque el pique de la pelota no los favoreció en la definición y le jugó una mala pasada a Armani en el gol de Platense que fue anulado por fuera de juego de Luciano Recalde.

El primer tiempo tuvo de todo: el gol de River, la despedida de Daniel Vega y las lesiones de Borré (al minuto de juego) e Infante.

En la segunda etapa, River necesitó de algunos cambios para recuperar el juego perdido. Agustín Palavecino apuntaló esa idea junto con los estrenos de José Paradela y Agustín Fontana, mientras un cabezazo de Suárez y un remate del propio Palavecino, exPlatense, exigieron a De Olivera.

La lesión de Pinola (fractura en antebrazo derecho) generó congoja en sus compañeros y algunas falencias en la última línea que Platense estuvo cerca de aprovechar de no haber sido por Armani.

El arquero del seleccionado argentino tapó un mano a mano ante el ingresado Facundo Curuchet y extendió la mano derecha para desviar el cabezazo de Recalde que tenía destino de gol a falta de diez minutos. Una gran acción que recordó sus providenciales atajadas de la temporada de 2018.

River no lo definió antes, se pinchó futbolísticamente y Platense tomó nota. Por eso se animó y avanzó unos metros en la cancha. Sin tener profundidad, se mostró en partido para inquietar al equipo de Núñez.

El partido se presentó cómodo para River en el inicio, pero lo terminó ajustado, en busca de una contra ante un Platense que estuvo a la altura.

En la cuarta fecha, el club de Núñez será local ante Argentinos Juniors, pero antes definirá la Supercopa Argentina ante Racing, el próximo jueves, en Santiago del Estero.

Platense, que adeuda el compromiso ante Sarmiento, será visitante ante Godoy Cruz de Mendoza.