Eleodora Ibáñez, una de las mujeres sobrevivientes del brutal ataque de su sobrino con un machete, habló en exclusiva con El Esquiú.com y contó los padecimientos que tuvieron que atravesar luego del lamentable episodio. Manifestó que teme por su vida y la de su hermana.
Además, repudió la postura del fiscal Jorge Silva Molina, a quien consideró “el mejor defensor de Mario Ibáñez” (su sobrino), quien fue apodado “El Machetero” debido a las sangrientas características de la agresión, para la cual utilizó un arma que se usa para cortar el césped.
Cabe recordar que el pasado viernes se llevó a cabo la audiencia de probation en la Cámara Penal Nº 1, instancia en la cual el imputado había ofrecido 700 pesos de resarcimiento para evitar ser enjuiciado.
Al respecto, la mujer se mostró muy desconforme con el accionar de la Justicia, ya que recordó que el día de los hechos “ya la había dado por muerta a mi hermana, estaba tirada toda ensangrentada y con los brazos para arriba. Yo intenté ayudarla, pero también recibí un machetazo y quedé semiinconsciente”.
“Nosotras tenemos miedo, no sabemos por qué esta persona hizo lo que hizo, si nunca tuvimos problemas con él. Queremos que se haga justicia, necesitamos saber por qué nos atacó de esa manera. No entiendo cómo el fiscal puede defender así a un asesino”, remarcó.
“Yo estuve seis meses para recuperarme, de médico en médico y operaciones. No puedo saber todo lo que perdí, pero se imagina que en la época en que sucedió el hecho nosotros estábamos cosechando. Todo eso nos perjudicó porque se me pudrió todo; entonces, el daño que nos hizo es mucho más que esa miseria que nos ofreció de 700 pesos para que todo quede impune. ¿Para qué está la Justicia si no es para responder por las víctimas?”, expresó.
El fiscal Silva Molina acompañó el ofrecimiento de la defensa de Mario Ibáñez ya que consideró que el delito del que se lo acusaba tenía una pena de seis años de prisión como máximo y no tenía antecedentes penales.
Esto fue duramente criticado por la querella de la víctima, que sostuvo que es errónea la interpretación del representante del Ministerio Público, ya que al tratarse de dos hechos en concurso real el acusado podría enfrentar una pena de un máximo de hasta 12 años de prisión.

fiscal Jorge Silva Molina, Eleodora Ibañez, Jorge Silva Molina
fiscal Jorge Silva Molina, Eleodora Ibañez, Jorge Silva Molina

“Respecto de lo que se dijo, que fue una disputa de tierras, eso no es así. Las divisiones de los terrenos que tenemos como herencia ya se habían hecho en el año 2007, por eso no entendemos qué motivó a este señor a atacarnos de esa forma tan cobarde”, manifestó.
También agregó: “Mi hermana no está bien. Ella después de todo lo ocurrido siente mucho temor, tuve que verla sufrir, también a mi hija que se despertaba llorando todas las noches. El fiscal no sabe todo lo que pasamos, no puede hacer lo que hizo; él está para defendernos y con esto pareciera que nosotros estamos en la ley de la selva, que sobreviva el más fuerte. No debería ser así porque para eso nos pusimos en manos de la Justicia”.

Hecho
El hecho sucedió el 2 de octubre del año pasado, cuando un episodio familiar se tornó violento y concluyó con las dos mujeres hospitalizadas tras ser agredidas con un machete por su sobrino.
En un principio se sospechó que el detonante habría sido por un inconveniente de límites de tierras, ya que en un mismo campo conviven tres familias separadas por una herencia.
Según las mismas fuentes, aquel día el sobrino e Irma Ibáñez habrían mantenido una acalorada discusión, por lo que el sujeto extrajo el arma de entre sus prendas y la agredió brutalmente.
Luego, su hermana, Eleodora Ibáñez, quien habría observado la agresión a los pocos metros, intentó ahuyentar a su sobrino, pero no pudo defenderse y fue atacada también.
Producto del cobarde ataque, ya que de acuerdo a lo que se pudo averiguar las mujeres estaban solas en ese momento, una de ellas sufrió un corte profundo en la nariz y en la frente, hecho que le comprometía seriamente la vista.
En el aberrante episodio de violencia habría intervenido una de las hijas de las víctimas, de 16 años, quien se encontraba en el domicilio en ese momento y pudo observar el ataque por parte de Ibáñez. La joven intercedió y finalmente puso en fuga a su propio primo.