La Policía llevó a cabo dos registros domiciliarios el mediodía del domingo, gracias a los cuales recuperó celulares y llaves que habrían sido sustraídos a sus dueños.

Fuentes policiales detallaron que a las 12.30, a raíz de denuncias penales radicadas en la Unidad Judicial Nº 2, personal de la División Investigaciones de la Policía materializó registros domiciliarios en dos viviendas ubicadas en la calle 25 de Mayo, entre Florida y Santa Fe, propiedad de la familia Juárez, y en calle Obispo Segura al 100, donde reside la familia Pérez.

En el primer inmueble y bajo las directivas de la fiscalía de instrucción Nº 2, a cargo de Mauricio Navarro Foressi, los investigadores secuestraron un teléfono celular Huawei G-620 negro, propiedad de una mujer de 32 años, mientras que en el inmueble restante, hicieron lo propio con un manojo con 6 llaves y un teléfono celular Samsung J-1 negro, propiedad de un hombre de 37 años.

Finalmente, lo secuestrado fue puesto a disposición de la Justicia interviniente, desde donde se impartieron las medidas a seguir, en tanto que los moradores quedaron supeditados a la prosecución de la causa.

 

En San Isidro

A su vez, a las 8.30 de ayer, efectivos de la Comisaría de San Isidro conjuntamente con sumariantes de la Unidad Judicial Nº 10, llevaron a cabo un registro domiciliario en una vivienda del barrio Los Plateados, de la localidad de Sumalao, Valle Viejo, donde lograron recuperar 13 caños estructurales y 3 hierros de ángulos, que habrían sido sustraídos horas antes, de un obrador ubicado en la avenida Circunvalación Néstor Kirchner y que  quedaron en calidad de secuestro, además aprehendieron a un joven de apellido Sánchez, de 22 años, quien sería el presunto autor.

Se invitó al encargado del obrador a radicar la denuncia penal correspondiente en la Unidad Judicial Nº 10, mientras que el joven fue alojado en la seccional a disposición de la Fiscalía de Instrucción Nº 2, a cargo de Mauricio Navarro Foressi.