Un grave hecho de abuso sexual salió a la luz en los últimos días, el cual habría
tenido lugar en el interior de una Comisaría de Villa Cubas. Un joven de 22 años que fue arrestado por presunta desobediencia judicial, habría sido obligado a practicarle sexo oral a cuatro detenidos por narcotráfico que estaban alojados en el mismo calabozo desde hacía meses.

Según fuentes ligadas a la investigación, la víctima habría manifestado: “Me dijeron
que me iban a desfigurar si no les practicaba sexo oral a todos”. Los hechos
sucedieron el martes 11, pero no habría advertido a los efectivos policiales porque
estaba bajo amenazas.

El fiscal en turno les imputó el delito de abuso sexual, con acceso carnal agravado
por el número de personas y ayer indagó a los cuatro detenidos, que declararon ser
ajenos al hecho, informaron las mismas fuentes.

Detenidos
Detenidos

El aberrante caso salió a la luz luego de que la víctima decidió contar lo sucedido alos efectivos de la comisaría Quinta, ubicada en calle Obispo Esquiú esquina avenida Colón, ya que uno de los presuntos autores habría advertido-en una maniobra por desvincularse del hecho-, a uno de los oficiales de servicio.

A pesar de que el jovencito de 22 años había sido trasladado hacia Fiscalía por el
presunto delito cometido, éste tampoco habría manifestado lo sucedido, puesto que
al regresar a su lugar de detención, el efectivo le habría preguntado y allí se quebró y
relató las aberraciones a las que habría sido sometido, informaron fuentes de la
investigación.

De acuerdo a lo que se pudo conocer, la víctima fue trasladada a la Unidad Judicial
Nº 5, el día miércoles, donde radicó la denuncia, relatando el terrible cuadro.
Aparentemente, el martes a la madrugada, tras haber sido arrestado por efectivos de
la comisaría antes mencionada, el joven ingresó a una celda, en la que había cinco
detenidos, aparentemente, todos por el delito de narcotráfico, según fuentes
consultadas por este medio.

Allí, los presuntos delincuentes lo habrían golpeado en un principio, para luego
amenazarlo y obligarlo a practicarles sexo oral a cuatro de ellos en reiteradas
oportunidades. Uno habría intentado intervenir en favor de la víctima pero fue
apartado por el resto, según trascendió.

Recién al día siguiente, las autoridades tomaron conocimiento de lo ocurrido e
informaron al fiscal en turno, quien aguardó la denuncia del joven, para ordenar el
protocolo de abuso, el cual habría arrojado resultado positivo.
A partir de allí, decidió imputar a los cuatro sujetos por abuso sexual y ayer a la tarde
fueron indagados. Según se conoció, todos dieron su versión de los hechos y habrían
desconocido la grave imputación que les pesaba.