Desde esta semana el precio que los carniceros deben pagar por la media res vacuna se incremento y de inmediato, el aumento se trasladó en un 20%  al mostrador. La suba del precio de hacienda en pie en el mercado de Liniers fue lo que disparo el valor del kilogramo de blando, como corte más vendido, a un precio entre $190 y $215.

Los Carniceros reconocieron que están preocupados porque temen perder la clientela, ya que un aumento de precios “es lo último que esperaba la gente”,  mientras desde el frigorífico Natilla advierten que los precios fueron marcados a nivel país y es imposible que se pueda revertir.
Renzo Canata, gerente comercial del frigorífico Natilla, explicó que la hacienda aumentó entre un 10 y 18 por ciento y esto desencadenó la suba de todos los cortes.

“Existe una falta de animal en corral, la oferta no tiene un equilibrio con la demanda, entonces tiende a la suba, sumado a que aumentó el maíz como principal alimento del ganado. Este fuerte aumento de costos no es de los carniceros ni del frigorífico sino de la hacienda que hace 6 meses venia frenado, venía muy tranquilo la hacienda, venia estable, pero los aumentos en los últimos meses, los impuestos y la mayor presión impositiva obligó a este incremento”, se justificó.

Explicó que como en cada suba los carniceros deberán buscar las alternativas para evitar la pérdida de clientes teniendo en cuenta la calidad de los productos que comercializan.

“Deberán optar por estrategias para evitar que se pierda el consumo, ellos verán cómo manejarlo. Somos concientes que los aumentos en los sueldos de este año ya se licuaron, por lo tanto tendrán que analizar que les conviene para evitar la pérdida de venta en kilos”, opinó.
Por su parte, los carniceros prefirieron evitar hablar de la suba, pero advirtieron que “las compras del producto no se pueden alterar por un aumento, ya que los  clientes están acostumbrados la calidad que ofrece cada lugar”, expresaron.

Otros agregaron que a la suba del producto se le debe agregar los aumentos salariales, ya que quienes tienen empleados deben asumir nuevos costos este año y también incluyen como una causa los aumentos de la energía, dispuesta por el Gobierno nacional, así como otros impuestos.

Supermercado.
El precio de la carne en los supermercados también subió incluso más del 20 por ciento, los carniceros explicaron que la disposición es continuar con ofertas algunos días a la semana para mantener los clientes, pero que la suba que inicio esta semana no seria la única hasta mitad de año. “Tenemos cortes especiales como lomo, blando que supera los 220, 230 pesos, pero también tenemos días en donde el blando está a 140 pesos, es decir que la gente debe aprovechar esos días”, aconsejaron.

PRECIOS ACTUALES

En carnicerías de barrios: Blando $186, tapa de nalga $181, costeleta $158, tapa de asado 155.

En el centro: Filet $198, peceto $198, nalga $198, bola de lomo $186, costilla $160, cuadrada $185.

 En supermercado: Lomo $231, nalga $205, peceto $215,  paleta $168, asado $161.