El DNI electrónico 4.0 deberá estar implantado en todos los países miembros de la Unión Europea a partir del próximo 2 de agosto. Con este nuevo formato europeo llegan algunos cambios, y uno de ellos ha sido muy comentado por los usuarios: la fotografía del carné de identidad pasará a hacerse de manera obligatoria en las dependencias policiales.

El primer modelo de carnet de identidad se expidió en Valencia el 20 de marzo de 1951. En julio de 1990 llegó el DNI informatizado y en 2006 el documento electrónico, que ya incorporaba un chip y permitía la conexión a servicios telemáticos. Finalmente, desde diciembre de 2015 está el DNIe 3.0 que hoy en día tenemos. En todos esos años el ciudadano siempre debía llevar sus fotos.

Sin embargo, con 70 años de andadura recién cumplidos, nuestro DNI se convierte en europeo y en algo completamente digital. Tanto que hasta nuestra foto más oficial lo será a partir de ahora.

Evolución del diseño del DNI en España.
Evolución del diseño del DNI en España.
20BITS

¿Qué es el DNI electrónico 4.0?

Se trata de un nuevo formato en cumplimiento con el Reglamento UE 2019/1157 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de junio de 2019. Su objetivo es reforzar la seguridad de los documentos de identidad de los ciudadanos de la Unión Europea y la libre circulación.

Otra de las metas es “abordar el fraude de los documentos de viaje, incorporando medidas de seguridad de los documentos como las tarjetas de identidad y de residencia”, explican las fuentes oficiales, que aseguran que “con un plazo de dos meses de antelación a la fecha señalada, España ya cumple con los criterios establecidos en este Reglamento europeo, facilitando progresivamente a todos los ciudadanos el nuevo formato europeo de DNI electrónico 4.0”.

Además del tan mencionado cambio sobre las fotografías, el documento incorpora un nuevo diseño, añadiendo la bandera de la Unión Europea con las siglas en su interior del país que emite el documento y la indicación del título de Documento Nacional de Identidad en al menos otra lengua oficial de la UE.

El DNI electrónico 4.0 fue inaugurado por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el pasado día 2 de junio en la Unidad de Documentación de la Comisaría de Policía Nacional de Móstoles (Madrid) y se irá implementando paulatinamente en todas las Unidades de Documentación de toda España.

Una de las principales ventajas para los usuarios será que el nuevo formato permitirá al ciudadano acreditar su identidad con el móvil, según aseguraba el ministro del Interior.

Las quejas no han tardado

El hecho de que ya no sean los ciudadanos los que lleven las fotos a las comisarías cuando vayan a hacer su DNI ha levantado algunas preocupaciones sobre si esta medida supondrá el fin de un sector ya bastante vapuleado: las tiendas de fotografía -y no digamos ya los fotomatones- han visto cómo su posición en el mercado ha ido decreciendo con la aparición de los smartphones y las plataformas de impresión de fotos. ¿Será esta su estocada final?

Como suele ocurrir, algunos usuarios han acudido a las redes sociales para quejarse por esta medida, especialmente los trabajadores del sector:

¿Es una amenaza real para las tiendas de fotografía y los fotomatones?

El propio Grande Marlaska defiende que el DNI electrónico 4.0 “no acabará con el sector de la fotografía”, pese a que las asociaciones de profesionales han dado la voz de alarma y alertan de que la foto del DNI supone para algunos establecimientos hasta el 50% del negocio.

Por el contrario, el ministro del Interior indicaba que, según la patronal de tiendas de fotografía, de los 90 millones de euros facturados de media al año, solo el 10% representa a las fotos del DNI. Cree que el hecho de que ya no se tenga que llevar es una reducción de “cargas” para la ciudadanía.

A nivel nacional, se estima que el negocio de la fotografía del DNI mueve al año unos 45 millones. El presidente de EUFoto, Empresas Unidas del Sector Fotográfico, Juan Mendizábal, asegura que “el 80% de las tiendas de barrio no podrán aguantar estos cambios”, ya que para ellas las fotos para el carné de identidad representan más de un 30% de su facturación y, en algunos casos, hasta el 50%.

Según datos de 2019, en España se expiden anualmente siete millones de DNI. Los profesionales del sector se encuentran molestos con la medida anunciada por el Gobierno y creen que se debería seguir el ejemplo de otros países: en Francia y Alemania, por ejemplo, se va a seguir haciendo la foto de carné en los estudios fotográficos. En nuestro país, en cambio, se van a destinar los 25 millones de euros que da Europa a poner ‘fotomatones’ en las comisarías.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.