El dólar se disparó un 6,5% y alcanzó un nuevo máximo histórico de $28,42, en el marco de una carrera imparable en la cual el Banco Central se mantuvo al margen de las operaciones. Según un promedio realizado por la autoridad monetaria, la divisa finalizó a $1,74 del cierre del miércoles. En los mostradores del Banco Nación, el dólar fue ofrecido a $28,20, mientras que el ICBC lo ofrecía a $29, y el Banco Galicia lo hizo a $28,80. En el segmento mayorista, la divisa escaló $1,70 y se ubicó en $27,70.
A lo largo del año, el billete verde ya acumuló un incremento de 50,2%, mientras desde el anuncio del acuerdo con el FMI la suba fue de 11,3%. El día anterior, el dólar había escalado treinta centavos, y el BCRA había intervenido con una venta de U$S 99 millones. El martes se habían sacrificado U$S 695 millones.

Operadores señalaron que la oferta fue muy limitada a lo largo de la sesión, mientras la demanda se mantuvo firme con el correr de las horas. Indicaron que el nivel de negocios concretados en el segmento de contado fue bajo al llegar tan solo a U$S 366 millones. Además, apuntaron que la marcada devaluación provocó una licuación de las Lebac, cuyo próximo vencimiento será el martes.

Esta semana, el BCRA mantuvo su tasa de referencia en 40 por ciento, al advertir que los indicadores “muestran una aceleración de la inflación de junio”. Los resultados del último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) correspondientes a mayo habían indicado que el nivel de tipo de cambio nominal mayorista se ubicaba en $23,70 promedio, nivel que fue ampliamente superado esta semana. Para fines de 2018, los analistas habían proyectado que el tipo de cambio alcanzaría los $27,40, precio que también fue superado.