Valoración:

Nothing ear (1)

Sí, has leído bien: hemos probado otros auriculares true wireless. Y pinta que el resto del año todavía te traeremos un puñado más de análisis de dispositivos de este tipo. Pero puedo decir sin dudar que analizar estos me ha gustado y mucho, no solo por su aspecto, muy diferente de todo lo que hay en el mercado, sino también porque las prestaciones y tecnología que llevan merecen bastante la pena.

Sin ser una ganga como las que acostumbran a lanzar las marcas chinas más populares, los Nothing ear (1) llegan con un precio bastante razonable -99 euros- si los comparamos con el resto de las firmas top del sector. Y los comparamos con ellas porque lo cierto es que estos auriculares tienen muchas razones para ser incluidos en la liga de los mayores, especialmente por su sonido y su muy conseguida cancelación de ruido. Te lo contamos todo.

Los Nothing ear (1) son transparentes.
Los Nothing ear (1) son transparentes.
Nothing

Especificaciones técnicas

  • Dimensiones y peso: 28,9 x 21,5 x 23,5 mm y 4,7g por auricular y 58,6 x 58,6 x 23,7 mm y 57,4g por el estuche
  • Driver y cámara: conductor dinámico de 11,6 mm y cámara 0.34cc
  • Batería: 31 mah de capacidad cada auricular y 570 mah el estuche
  • Autonomía: con ANC hasta 4 cada auricular y 24 horas con el estuche y sin ANC hasta 5.7 cada auricular y 34 horas con el estuche. Con una carga de 10 minutos tienes en los auriculares 1,2 horas sin ANC y 50 minutos con
  • Carga inalámbrica: sí, con certificación Qi
  • Conectividad: Bluetooth 5.2
  • Compatibilidad: Android 5.1 y superior e iOS 11 y superior
  • Resistencia al agua: IPX4
  • Control de gestos: sí
  • Cancelación activa de ruido: sí, de -40db
  • Cancelación de ruido ambiental: sí
  • Modo transparencia: sí
  • App: sí
  • Precio: 99 euros

El diseño más molón

Reconozco que no me he podido resistir al diseño de estos auriculares. Me gusta muchísimo. Y eso que ya he dicho más de una vez que no soy nada fan de los auriculares con almohadillas, pero es que el cuidado y detalle con el que están hechos no podía ser más brillante.

Los ear (1) son transparentes en su patilla y parte trasera del cabezal, lo que permite ver todas sus tripas. Esto, además de molar mucho, nos da alguna pista de la calidad de los materiales: Nothing no podía usar cualquier cosa para su wearable, ya que de ser un elemento pobre iba a quedar una chapuza. Así, el pegamento, los micrófonos, los imanes para colocar los cascos en el estuche, el propio plástico… todo cumple, al menos a la vista y según asegura la marca, los mejores estándares. Todo está bien pensado y resuelto.

La parte del cabezal es blanca con las almohadillas también en blanco. Dentro de la caja encontrarás otras dos medidas de almohadillas además de las que van colocadas para que puedas elegir la que más cómoda te sea. Están hechas de una silicona líquida muy suave y agradable al tacto, una sensación que es compartida por el resto del auricular.

Tienen una curiosidad que también me parece una genialidad: en lugar de poner ‘L’ y ‘R’ en los auriculares para designar la izquierda –left– y la derecha –rightutilizan un sistema visual basado en que el auricular derecho lleva un punto rojo, una distinción que de forma clásica se solía hacer en el mundo del sonido. El estuche también está marcado con el punto rojo, para que cuando estás medio dormida o sin poner mucha atención no te confundas y metas el izquierdo en el hueco derecho y el derecho en el hueco izquierdo. Es una pequeñez, pero me parece un acierto de cara a la usabilidad.

Tienen un punto rojo en el auricular derecho para distinguirlo.
Tienen un punto rojo en el auricular derecho para distinguirlo.
Nothing

La patilla, por cierto, también me gusta en cuanto a su medida. No es demasiado larga, como puede ser la de los Huawei FreeBuds. Y yo los prefiero con ella, en vez de que sean de botón como pueden ser los earbuds de Samsung o los Google Pixel Buds.

El estuche, por supuesto, también es transparente. Va imantado, es cuadradote y un poco más grande de lo habitual, pero estéticamente también es bonito. Además, otro guiño que me gusta: los usuarios cuando llevamos los cascos inalámbricos puestos tendemos a juguetear con la caja, normalmente abriéndola y cerrándola. Supongo que ese gesto, además de común, no es muy óptimo para el dispositivo a largo plazo, ya que aunque seguramente estará testado y podrás hacerlo miles y miles de veces, a la larga imagino que acabará desgastando su mecanismo de apertura. ¿La solución de Nothing? Una pequeña hendidura en la tapa en la que nos cabe el pulgar y que invita a darle vueltas.

Otro tema a destacar es que son resistentes a sudor y salpicaduras de agua, ya que tienen una clasificación IPX4. Que puede no parecerte relevante, pero los que no lo tienen al final sufren las consecuencias si los utilizas en el gimnasio o bajo la lluvia.

Finalmente, los ear (1) son muy cómodos y muy ligeros. Cada auricular pesa 4,7 gramos y cuenta con aberturas que alivian la presión, un ajuste ergonómico y, como decía, tres almohadillas de silicona para adaptarse a cualquier oreja. Por comparar con tres marcas top: los AirPods Pro de Apple pesan 4,56 gramos, los Galaxy Buds Pro de Samsung 6,3 gramos y los WF-1000XM4 de Sony 7,3 gramos.

En este aspecto la única duda que me surge es si tanta finura y exposición no será negativa a largo plazo. Ya sabemos que este tipo de dispositivo suele tener mala vida y va por bolsillos, bolsos y mochilas junto a llaves u otros objetos que pueden rayarlo, y esas rayas se van a ver mucho más en una superficie traslúcida. Además el plástico transparente tiende a envejecerse y quedar amarillento. La marca asegura que esto no sucederá dadas las calidades utilizadas, pero tendré que trotar con ellos un tiempo para corroborarlo.

La marca acierta en el diseño.
La marca acierta en el diseño.
Nothing

Buen sonido

Estos auriculares integran unos drivers dinámicos de 11,6 mm que ofrecen un sonido inmersivo y que la marca londinense asegura que son los más altos del mercado. Es bastante alucinante lo bien que se escuchan, sobre todo si vienes de otras marcas más económicas. Cuentan además con una cámara de aire que permite al sonido expandirse para que se oiga en todo su potencial.

Y además no solo se escuchan bien, sino que a ti también se te oye alto y claro gracias a la tecnología Clear Voice y los tres micrófonos de alta definición que llevan los auriculares para aislar y amplificar tu voz cuando estás, por ejemplo, haciendo una llamada de teléfono.

Graves, medios y agudos tienen un buen balance por defecto y están equilibrados por defecto, aunque si quieres también tienes una opción en la app para ecualizar el sonido y ponerlo a tu gusto.

Cancelación de ruido que sorprende gratamente

En más de una ocasión he comentado que, personalmente, el tema de la cancelación de ruido no me encanta. La sensación de vacío y de estar sola en el mundo no me convence y prefiero escuchar el sonido ambiente de fondo. Ya sabéis cómo va la cosa: la tecnología de los auriculares captura y cancela el ruido de fondo para que puedas aislarte y, si llevan como estos, las almohadillas también ayudan.

Dicho esto, puedo reconocer cuando un trabajo está bien hecho y los Nothing ear (1) tienen una cancelación activa de ruido (ANC) que impresiona y que, además, se puede activar tan fácilmente como presionando en la patilla del auricular -puedes hacerlo también desde la app-.

Lo que más me ha gustado es que este wearable te permite modular desde la app la cancelación de ruido y elegir entre el modo ‘Light’ y el modo ‘Maximum’ para una experiencia más o menos aislante. Y también tienen una opción a medio camino entre el sistema ANC y el sonido natural a la que llaman ‘Transparency’ que deja pasar de forma más sutil lo que se oye a tu alrededor.

Experiencia de uso: hace falta mejorar

Como ya te iba adelantando, los Nothing ear (1) vienen con una app, disponible tanto para iOS como para Android, desde la que podrás hacer algunas funciones como modificar los controles táctiles o los modos de ecualización, activar la cancelación de ruido en sus distintas opciones o ver el nivel de batería restante.

La aplicación está bien, pero puede que haya sido la peor parte en el inicio de mi relación con estos auriculares. Como usuaria de iOS tuve que descargarla a través de TestFlight y hacer unos 527 pasos más de lo que me hubiera gustado para obtener e instalar una app. Supongo que esto se modificará en un futuro próximo, pero fue un poco decepcionante como primera entrada.

De nuevo, si llevas un iPhone, te pierdes parte de la experiencia, ya que en cuanto a emparejamiento rápido solo son compatibles con el Fast Pair de Android. Esta parte no creo que se modifique en siguientes actualizaciones, como pasa con muchos otros dispositivos que no forman parte del ecosistema de la manzana.

El control por gestos tampoco me conquista del todo: podemos elegir entre pasar a la siguiente canción o a la anterior en ambos auriculares simplemente dando un toque, y si presionas sostenido activas la cancelación de ruido. Personalmente me gustan mucho los earbuds que permiten subir y bajar el volumen y me hubiera gustado verlo aquí.

Y otra par de cosas que me faltan son, por un lado, la opción multidispositivo para conectarse a varios aparatos a la vez -como por ejemplo el teléfono y el ordenador- y, por otro lado, la integración con los asistentes virtuales -¡con lo que a mí me gusta pedirles cosas sin tener que tocar el móvil!-

Lo que sí es positivo de la experiencia de uso es que tienen Bluetooth 5.2, por lo que responden con rapidez y no hay retardos en la conectividad. Y también está bien que desde la misma app puedes utilizar ‘Find My Earbud’ para localizarlos en caso de pérdida. Como es habitual tenemos asimismo la función que pausa lo que estés escuchando si te quitas un auricular.

Los ear (1) de Nothing son muy cómodos de llevar.
Los ear (1) de Nothing son muy cómodos de llevar.
20BITS

Batería que bate récords

Los ear (1) prometen hasta 5,7 horas de tiempo de escucha con los auriculares y 34 horas con las cargas del estuche con la ANC desactivada. ¿Esto es mucho? Sí, es una barbaridad. Para que te hagas una idea: los AirPods Pro ofrecen en torno a las 5 horas con una sola carga y a las 24 horas con el estuche, los Galaxy Buds Pro 8 horas de reproducción con 20 más en la caja y los WF-1000XM4 12 horas en los auriculares más 24 horas de la funda, en todos los casos sin la cancelación de ruido.

Con ANC activado la autonomía baja hasta 4 horas cada auricular y 24 horas con el estuche en estos ear (1), pero siguen siendo muy buenos datos -los AirPods Pro 4,5 y 24 horas, los Galaxy Buds Pro 5 y 18 horas y los WF-1000XM4 8 y 16 horas-.

Para cargar los auriculares puedes o bien usar el cable USB-C o bien utilizar un cargador inalámbrico tipo Qi. Con una carga de 10 minutos tienes en los auriculares 1,2 horas sin ANC y 50 minutos con.

Resumen

PUNTUACIÓN 20BITS: 8,5/10


  • Lo mejor: sonido y ANC potentes, gran batería, ajuste cómodo y ligero y diseño espectacular.

    Lo peor: sin integración de los asistentes virtuales, control por gestos un poco pobre y algunas barreras si eres iOS.

Sin darle muchas vueltas: creo que es un muy buen producto.

Por un lado su estética me parece espectacular y -¡por fin!- algo diferente a lo que tenemos habitualmente en el mercado, que de hecho suele ser todo demasiado parecido. La mayoría de las marcas beben de los earbuds inalámbricos de Apple y en el caso de los ear (1), aunque la forma se acerca a los AirPods Pro, el estilo es completamente rompedor con ese diseño transparente y fresco.

Por otro lado llevan una tecnología excelente: buenos drivers en el sonido, un sistema ANC logrado, conexión estable gracias al Bluetooth 5.2, batería de larga duración, carga inalámbrica… poca sombra le hacen las grandes firmas en este terreno.

Por último, tienen un precio muy interesante: por ‘solo’ 99 euros puedes hacerte con ellos, frente a los 279 euros de los AirPods Pro, los 199,90 euros de los Galaxy Buds Pro de Samsung o los 280 euros de los WF-1000XM4 de Sony. Claro que estos modelos son más gama alta, pero realmente los que más se diferencian de los ear (1) podrían ser los últimos y los de Apple y aun así no están muy muy lejos.

A mí me han conquistado bastante y, teniendo en cuenta que tienen mucha competencia, creo que son una buena opción si buscas unos auriculares con cancelación activa de ruido muy decente, con sonido equilibrado y a un precio asequible que te permitan largas horas de escucha. Para ser el primer producto que hace Nothing, el resultado es de aplaudir.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.