Maradona

Mario Baudry, el abogado que defiende a Diego Fernando, último hijo del ‘Diez’, volvió a disparar contra el equipo médico y se mostró rotundo en ‘Súper Mitre Deportivo’, al asegurar que fue un homicidio. “El homicidio culposo de Diego Maradona está probado en un 100 por ciento”, indicó.

“A Diego lo abandonaron y por eso se murió. Nadie hizo nada para ayudarlo. Si lo hubieran tratado con un poco de cariño, hoy estaría vivo. Desde el día que Diego se cayó y se golpeó en la cabeza, no le dieron nada para el dolor”, añadió el abogado.

Bandry también recordó que hay cinco imputados, pero avisó: “Puede haber más implicados a medida que avance la causa”.

Además, defendió que la familia de Diego no quería que estuviera en el lugar en el que falleció: “A Dalma no la dejaron entrar en esos días. Los médicos se confabularon para no contarle la verdad a la familia para que no sea internado un tiempo antes de su muerte. Está probado que a Diego la familia lo quería internar y los que estaban con él se opusieron”.

Los acompañantes terapéuticos revelaron más detalles indignantes del “entorno”

Alejandro Cottaro y Carlos Bacchini, acompañantes terapéuticos de Maradona, revelaron en la Fiscalía General de San Isidro su preocupante estado antes de morir. dieron detalles de cómo le filtraban las llamadas y la insólita dieta que llevaba a cabo.

“Desde mi punto de vista no lo dejaban decidir por ejemplo con las comidas. Él pedía algo que quería y le decían que ya estaba la comida hecha. Recuerdo que Diego quería comer un día churrasquitos y le dieron osobuco con grasa. Yo no le hubiese dado eso a Diego sabiendo que tenía, como todos decían, problemas de corazón”, reveló Bacchini.

Sobre esta respuesta, uno de los fiscales quiso profundizar sobre el tema y le consultó si alguno de sus cercanos reparaba en las afecciones cardíacas de Maradona. “Nunca mencionaron que Diego tuviera problemas del corazón las personas de la casa y le daban de comer lo que ellos querían. No seguían ningún plan de dieta”, fue contundente Bacchini.

“Lo que me extrañó mientras estuve es que los celulares de Diego sonaban todo el tiempo y los manejaban Maximiliano (Pomargo) y Jonathan (Espósito)”, expresó Cottaro

“Eran dos celulares, en el sanatorio también los tenía. Me llamó la atención que cuando sonaba el teléfono le decían al que llamaba ‘el Diez está durmiendo’ y Diego estaba ahí con nosotros. Diego no los escuchaba porque cuando sonaban se iban al parque o se alejaban. A los que observé hacer esto eran Maximiliano y Jonathan”, respaldó Bacchini.

“Estaba como blindado. El sobrino y los de seguridad te aislaban de Maradona, es como que no querían que tuviéramos contacto con él. Si él nos hablaba, todo bien, pero si uno quería acercarse enseguida los de seguridad y los demás (Jonathan Espósito o Maximiliano Pomargo) se interponían”, agregó sobre el abuso que sufría el ídolo argentino a sus espaldas.