Finalmente, luego de dos suspensiones consecutivas, mañana está previsto que inicie el juicio contra el cura Juan de Dios Gutiérrez, quien está acusado por abuso sexual agravado en perjuicio de una adolescente de 16 años, hecho ocurrido en el año 2015.

El pasado martes, el Tribunal de la Cámara de Tercera Nominación resolvió pasar para mañana el inicio del juicio contra Gutiérrez. La medida estuvo sujeta a un cambio de la representación legal del imputado, a cargo del abogado Orlando del Señor Barrientos, quien solicitó la postergación por considerar que no tuvo tiempo suficiente para estudiar el expediente que involucra a su representado.

Suspensión

Gutiérrez iba a ser juzgado el pasado miércoles 14 pero no se pudo llevar a cabo el inicio del juicio debido a que por aquel entonces el abogado de la defensa, Gustavo Martínez Azar sostuvo que “no podía seguir el debate de manera remota por problemas de conectividad” y se negó a ingresar al recinto de la Cámara, al aducir que “no estaban dadas las condiciones de salubridad, debido a que en el lugar había casos positivos de Covid-19”. Ante este acto, los jueces decidieron apartar de la causa a Azar por considerar que hubo abandono de la defensa. Por esta razón, el tribunal decidió postergar el inicio del debate para el martes 20.

Aquel martes, la audiencia debió ser postergada, por segunda vez, por un pedido del nuevo abogado defensor, Barrientos. “Solicité un plazo de tres días, de acuerdo a lo que establece el Código Procesal Penal en su artículo 172, para poder revisar y ponerme al tanto de la causa”, indicó Barrientos quien asumió a cargo de la defensa de Gutiérrez. Por este motivo, los miembros del Tribunal dieron lugar al pedido y citaron fecha para mañana a las 8.30 como inicio del juicio.

En la primera audiencia de debate, está previsto que declare el imputado y los testimonios de la víctima y la de su madre.

El hecho por el que será juzgado Gutiérrez, comenzó a ser investigado en 2015, cuando la madre de la víctima de 16 años, presentó una denuncia penal por abuso en la Fiscalía de Belén.

Según consta en la denuncia presentada por la madre, “Gutiérrez dirigía un movimiento juvenil cristiano, al cual su hija ingresó en 2014 y luego de un tiempo el sacerdote habría manipulado a la adolescente para entablar una relación de índole sexual con él y no le permitía hablar con nadie, ni confesarse para no ser descubierto”.