Joaquín Zárate Acevedo comenzará a ser juzgado desde hoy a la mañana en la Cámara Penal N° 2 acusado de disparar con un arma de fuego y provocar la muerte de Juan de la Cruz Pacheco durante una reunión ocurrida en un barrio del sur de la ciudad. El hecho sucedió el 11 de abril en una vivienda del barrio Santa Marta.

Pacheco recibió un disparo de un revólver Colt calibre 32 largo y falleció de manera inmediata. Por este hecho, Zárate Acevedo fue imputado y cuando se lo indagó, el acusado aseguró que el disparo del revólver fue accidental. Comentó que había sido invitado a la fiesta de cumpleaños de su tío y que para la ocasión habían preparado una cabeza guateada. Dijo que estuvieron consumiendo bebidas alcohólicas hasta la noche.

Zárate Acevedo había llegado a la reunión con el arma de fuego que había encontrado en la casa donde se había mudado recientemente. “Llevó el arma para mostrarles a sus amigos. No sabía que tenía una bala”, había indicado Orlando del Señor Barrientos –por entonces su abogado defensor-.

La investigación descartó que el incidente haya ocurrido mientras las personas jugaban a la “ruleta rusa” o porque el sospechoso haya actuado a modo de venganza por un ajuste de cuentas. Una mala maniobra con el arma habría sido la causante del disparo que terminó con la vida de Pacheco.

El fiscal de instrucción N°9 Jonathan Felsztyna lo imputó por el delito de “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”.
Durante la investigación penal preparatoria, la defensa había solicitado el cambio de calificación por “homicidio culposo”. Para el abogado, su defendido no había tenido la intención de matar, pero sí habría tenido una actitud imprudente al momento de manipular el arma. Al mismo tiempo, pidió la nulidad del acta de prisión preventiva.

El expediente llegó hasta la Cámara de Apelaciones, cuyo tribunal no hizo lugar al planteo defensivo por lo que se le ratificó la prisión preventiva y Zárate Acevedo debía seguir detenido en el Servicio Penitenciario Provincial (SPP).

La causa fue elevada a juicio en octubre del 2020 y hoy comenzará a desarrollarse el juicio que será presidido por el juez Luis Guillamondegui. En el Ministerio Público Fiscal estará como representante Carlos Ezequiel Walther.

Escala penal
De acuerdo con el Código Penal Argentino, los “homicidios simples” preveían una escala penal de entre ocho y 25 años.
Sin embargo, en agosto de 2000, a través de la Ley Nacional 25297 hubo una modificación en relación con el aumento de la escala penal prevista para delitos que se cometan con violencia o intimidación contra las personas mediante el empleo de un arma de fuego. De esta manera, el artículo 41 bis estipula que “cuando alguno de los delitos previstos en este Código se cometiera con violencia o intimidación contra las personas mediante el empleo de un arma de fuego la escala penal prevista para el delito de que se trate se elevará en un tercio en su mínimo y en su máximo, sin que esta pueda exceder el máximo legal de la especie de pena que corresponda”.