A la hora de comprar un ordenador para trabajar o jugar, se tiene en cuenta la potencia, velocidad, rendimiento y capacidad del equipo, descuidando a veces un aspecto clave como es la pantalla: el principal punto de interacción y comunicación entre el usuario y la máquina. De poco sirve un PC superpotente conectado a un panel con una baja tasa de refresco, una resolución mala o una reproducción del color deficiente. 

Además, es conveniente que el panel sea versátil en sus movimientos para que se adapte bien a los diferentes usos y posiciones que precise el usuario en cada momento. Tanto en el apartado técnico, como, sobre todo, en el ergonómico, el monitor LG Ultragear Ergo es una gran opción, tanto para profesionales, como para jugones que quieran disfrutar de una calidad excepcional en cualquier posición.

Se trata de un monitor de 27 pulgadas nano IPS con resolución QHD (2560 x 1440 px), capaz de reproducir HDR10 y mostrar un amplio abanico de color superior al 98% de DCI-P3. Esto se traduce en una calidad gráfica excepcional, siempre dependiendo del contenido que la fuente (el PC o consola) sea capaz de ofrecer. 

El LG Ultragear Ergo se amarra con fuerza a cualquier escritorio y luego es muy fácil de mover para poner en cualquier posición
El LG Ultragear Ergo se amarra con fuerza a cualquier escritorio y luego es muy fácil de mover para poner en cualquier posición
20BITS

Los negros y el contraste no son absolutos como los de un  oled -una tecnología que no se implementa en estas pulgadas- pero eso no es necesariamente malo. Aunque el negro no sea puro, el panel Nano IPS muestra una oscuridad muy profunda y es capaz de salir de ella con unos matices de gris superiores a los de un oled. En la práctica esto significa que, aunque el contraste no será tan espectacular, el jugador es capaz de ver en entornos oscuros mucho mejor, acabando con sus enemigos de una manera más sencilla y efectiva.

La fluidez de movimiento y respuesta también es muy alta, sin efectos de ghosting, ni los molestos ‘lags’, que pueden arruinar una partida. Su tasa de refresco es de hasta 144 Hz y la respuesta de solo 1 milisegundo, además cuenta con certificación Nvidia G-Sync, pero el usuario no debe olvidar que para aprovechar sus bondades tendrá que contar además con un equipo potente y compatible que pueda sacarles partido.

En cuanto a conexiones, va bien servido con dos HDMI 2.0, un Display Port 1.40, una salida para auriculares, un USB de entrada y dos de salida. Se echa en falta algún puerto Thunderbolt, Mini Display Port o USB-C, así como que el propio monitor cuente con unos buenos altavoces integrados.

El LG Ultragear Ergo cumple con notable alto en especificaciones, pero es su apellido el que le da el sobresaliente. Este monitor gaming está pensado para ser anclado en una mesa, a través de sistema de presa que lo amarra de forma rígida y segura al borde del nuestro escritorio. Una vez asegurada la base, con un sistema tan sencillo como girar una manivela, el monitor se enlaza con un sencillo clic a la peana que ofrece una libertad de movimiento casi total.

La representación del color es realmente buena, mostrando una gama viva y dinámica pero sin estridencias
La representación del color es realmente buena, mostrando una gama viva y dinámica pero sin estridencias
20BITS

La base gira 280 grados en ambas direcciones y el monitor se mueve en la vertical, se acerca y se aleja y se inclina 25 grados tanto hacia arriba como hacia abajo. El usuario pronto se dará cuenta que puede poner el LG Ultragear Ergo en cualquier posición sin miedo a que se vaya a romper o caer, y esto da una gran seguridad que invita a mover constantemente la pantalla para colocar el panel en diferentes posiciones dependiendo de nuestras necesidades o, simplemente, de nuestras apetencias.

El monitor viene perfectamente calibrado y para disfrutarlo basta con conectarlo al PC o la consola y arrancar a jugar. Sin embargo, aquellos que quieran bucear en sus menús y perderse entre un sinfín del opciones de color y demás parámetros de calidad de imagen podrán hacerlo a través de un menú al que se accede mediante el clásico mini joystick, ubicado en la parte inferior del panel.

Por 550 euros, además de una pantalla de gran calidad, el Ultragear Ergo    destaca por su libertad de movimiento y su elegante diseño. Existe una versión    4K y 32 pulgadas por 690 euros. y una WQHD ‘ultrawide’ de 32’ pulgadas por 600.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.