Hay confusión y temor en algunos docentes del Colegio Nacional “Dr. Fidel
Mardoqueo Castro” de la Capital. El viernes 5 de marzo, la vicedirectora a cargo de la
institución, Amanda Leila Sosa, les habría comunicado a los educadores que el
colegio se ve imposibilitado para cumplir con el inicio de las clases presenciales
debido a los daños en aulas, techos y corredores que causó el temporal del 1 de
marzo.
En el texto, Sosa habría mencionado que por este motivo las clases debían iniciar de
manera no presencial. Es decir, con el sistema virtual y “sumando todos los medios
para garantizar aprendizajes significativos a nuestros alumnos”.
Sin embargo, a los educadores les llamó la atención otro pedido de Sosa: que asistan
al colegio, según aseguró una docente a El Esquiú.com. Esta trabajadora de la
educación explicó a este medio que “ahora, es el temor ese de que nos convocan.
Hay un comunicado que informa la situación de la escuela y dice que no está en
condiciones ni para el alumnado ni para el personal.
Están convocando a trabajar tres veces a la semana (lunes, miércoles y viernes) y no
hay nada escrito, no hay un responsable directo de quién se va a hacer cargo del
personal. Creo que una cosa es la pandemia, sabemos los cuidados, el horario que
uno trabaja, las resoluciones, los decretos. Ahora, con esto, ¿quién se hace
responsable que a nosotros nos pase algo? Que nos agarre la corriente, se nos caiga
un durlock. Hubo desprendimiento de techo. Y estaremos trabajando a puertas
cerradas, nadie sabe que estamos adentro de la escuela”.
La docente, que prefirió resguardar su identidad, resaltó que “hay un audio donde ella
(por Sosa) la semana pasada nos dice que no se puede ir a la escuela, que corremos
peligro, que no se puede trabajar. Y nos convocaron para ir el lunes (de esta semana)
a recabar la información que nosotros necesitemos para trabajar desde la virtualidad
y listo. Y resulta que ese mismo día nos termina diciendo que tenemos que ir a
trabajar lunes, miércoles y viernes de 8.00 a 12.00. Entonces, ¿quién es el
responsable de que nosotros estemos ahí? De última, si vamos a trabajar, hagamos
las cosas como corresponde: inscribamos a los chicos que han quedado sin
inscribirse, entreguemos los analíticos que han quedado solicitados. Si vamos a estar
trabajando, trabajemos bien entonces. Si no están las condiciones para que las
actividades empiecen, ¿por qué un personal trabaja a las escondidas, a puertas
cerradas?”.
La educadora mencionó que por el temporal de la semana anterior “terminó entrando
agua por todos lados al colegio. Ni siquiera el salón de múltiples usos se puede
utilizar, ni siquiera ese lugar está en condiciones para que el personal trabaje”. En el
comunicado, Sosa habría expresado que la dirección de Infraestructura Escolar,
conjuntamente con Obras Públicas, “ya han tomado conocimiento de los daños
causados por lluvia y hasta tanto se comiencen con las obras de reconstrucción del
edificio escolar, deberemos desarrollar nuestro trabajo del modo ya mencionado (no
presencial)”. En este sentido, la docente agregó que “es como que están yendo
recién a ver los presupuestos, cuánto van a gastar, cuánto van a necesitar”, pero dijo
que, según Sosa, todavía no hay “nadie” a cargo de las refacciones que se deben
hacer en el colegio.