Inicia la época en que se registran altas temperaturas, por lo que desde el Ministerio de Salud de la provincia se recomienda tener precaución con la hidratación de los más pequeños, ya que es un pilar fundamental en la alimentación saludable.

En este marco, la nutricionista Priscila Carosella indicó que “desde el inicio de la vida hasta los primeros 6 meses, la única fuente de hidratación debe ser la lactancia materna y/o fórmula láctea en el caso de niños que no hayan establecido la lactancia”. Asimismo, resaltó que “NO deberán consumir bajo ningún aspecto agua, ni ningún otro líquido”.

La lactancia materna, “es el alimento ‘Gold estándar’ en esta etapa y debe ofrecerse a libre demanda; se aconseja aumentar su frecuencia en días calurosos”. También es importante tener en cuenta los signos de alarma para detectar si el niño tiene sed, por ejemplo: si aumenta el llanto o su irritabilidad.

En este sentido, a partir de los 6 meses, el niño o niña puede ingerir agua segura, es decir de filtro, mineral bajo sodio, o potable hervida 3 minutos y posteriormente enfriada, acompañada al aporte de la lactancia materna, fórmulas de continuación y alimentación complementaria.

En cuanto a la procedencia de fuentes saludables de aporte hídrico en la alimentación de las niñas, niños y adolescentes, existen alimentos con mayor contenido de agua, que aportan entre un 20 y 30 por ciento del aporte diario; por ejemplo las frutas y verduras, entre ellas, pepino, calabaza, apio, sandía, lechuga, melón, pomelo, frutillas. El 70 a 80 por ciento faltante lo aportan las bebidas, como ser agua segura y/o lactancia materna.

Carosella, destacó la importancia de evitar ofrecer bebidas gaseosas, bebidas colas, aguas saborizadas, jugos procesados y bebidas energizantes, ya que son fuente principal de azúcares simples, los cuales son perjudiciales para la salud.

Cabe mencionar que la sed alerta la deshidratación y, al mismo tiempo, ayuda a contrarrestar la deficiencia de agua al motivar el deseo de beber.

Los líquidos:

· Regulan la temperatura corporal, especialmente durante el ejercicio a través de la transpiración.

· Favorece la digestión y absorción de nutrientes; el agua ayuda a convertir el alimento en energía.

· Regula la presión arterial y circulación sanguínea.

· Lubrica las articulaciones y mejora el funcionamiento de los músculos.

· Es esencial para que los riñones participen en la eliminación de toxinas y desechos.

· Hidrata las mucosas del cuerpo.

· Contribuye a las funciones cognitivas y físicas adecuadas.

· Previene estreñimiento.

Cantidad de agua que deben consumir niños, niñas y adolescentes:

· Bebés de 6 a 12 meses: 800 a 1000 ml al día (4 vasos).

· 1 a 3 años: 1100 a 1300 ml al día (5 vasos).

· 4 a 8 años: 1600 ml al día (6 vasos).

· 9 a 13 años 2100 ml al día (niños) y 1900 ml al día (niñas) (7 vasos).

Consecuencias de reemplazar el agua por bebidas azucaradas

· Mala concentración.

· Hiperactividad y ansiedad.

· Caries.

· Pérdida de apetito.

· Aumento de peso.

· Mala digestión.

· Diabetes.

Artículo anteriorFalleció reconocido fisicoculturista tras una descompensación en el gimnasio
Artículo siguienteLas ciberestafas aumentan durante el Black Friday y el Cyber Monday: esto es lo que puedes hacer para evitarlas
Catamarca Provincia, Diario de Catamarca, provincia del Norte de Argentina, con toda la información de la región actualizada y seleccionada. https://catamarcaprovincia.com.ar/ Esta compuesta por 3 comunicadores que trabajan para informar los eventos mas destacados y de interés, desde política a Entretenimiento y Virales.