EL MIRADOR POLÍTICO
Con la fisura en la línea Celeste, la interna radical llega a su médula. Se trata de arrebatarle al diputado nacional Francisco Monti la presidencia del partido a la que accedió por la muerte de Marita Colombo, o consentir que obtenga herramientas para afianzarse como referente en el arco opositor.

Fue la diputada Juana Fernández, operadora de Roberto Gómez, la que apresuró la evolución de los acontecimientos al considerar las relaciones de Monti con macristas y lilitos locales excesivamente amables y contaminantes para la ortodoxia boinablanca.

En un ecosistema plagado de bisoños, son pocos los correligionarios que empardan o superan el rodaje de la viuda del recordado Genaro Collantes, y menos todavía los que pueden alardear de haber desarrollado carreras autónomas de los padrinazgo de Oscar Castillo o Eduardo Brizuela del Moral. Capturado por Monti el vínculo con el PRO y la Coalición Cívica, Fernández advirtió que la pureza doctrinaria es la bandera más adecuada para tratar de acumular y ganar consistencia en el proceso de reconfiguración de la UCR, para competir en la interna o sentarse en la mesa de negociaciones. De ahí que sindicara a Monti como infiltrado del macrista Horacio Rodríguez Larreta. Que la antinomia larretistas vs. antilarretistas no tardara en partir a la Celeste en montistas y antimontistas es indicio de lo acertado de su criterio: la UCR se tensa en torno a la proyección de Monti.

Como el celeste Luis Lobo Vergara, presidente del bloque de la Cámara de Diputados, está con Monti, el también diputado celeste Luis Fadel se ocupó de fotografiarse con el exsenador nacional Oscar Castillo en la inauguración de la hostería de Anquincila, para imbuir de autoridad al naciente antimontismo, bajo el paraguas protocolar del intendente de Ancasti, Rodolfo Santillán. En la réplica, Lobo Vergara se fotografió con Monti en la inauguración de la hostería de la localidad belicha de El Durazno, al amparo del intendente de Belén Daniel “Telchi” Ríos, castillista paladar negro que no puede ser reelecto y buscará la banca de senador del departamento.

Interna celeste

Castillo debe estar divirtiéndose mucho. Es claro que ninguno de sus discípulos está en condiciones de heredarlo. Un movimiento de Juana Fernández los obligó a abandonar el taimado sigilo con que venían conduciéndose y mostrar los naipes.

Será él quien defina la posición de la línea, llegado el caso y si lo estima conveniente. Es un dato de primer orden, porque marca su vigencia mientras el otro polo que signó el derrotero de la UCR en los últimos 40 años, referenciado en Brizuela del Moral, se ha dispersado en brizuelismo residual.

El único que no ha movido hasta ahora es el senador nacional Flavio Fama, cuya pretensión es ser ungido candidato a Gobernador por aclamación. Por como viene la mano, difícil que el chancho chifle. La propensión a regalar lo que no se ganar es nula en política, y el exrector de la UNCA padece por estos días la tacañería de su sucesor, Oscar Arellano.

Instancia clave

La posibilidad de alumbrar una lista de unidad que permita sortear las urnas el 2 de marzo no está descartada, pero tal alternativa supone repartir los cargos de la Convención, que es un dispositivo clave en la UCR.

Fuente: El Ancasti

Fuente: El Chasqui Digital

Artículo anteriorEl Festival del Tabaco con la presentación de nuevos artistas en Los Altos
Artículo siguienteMalestar en el justicialismo de FME por nuevas designaciones
Catamarca Provincia, Diario de Catamarca, provincia del Norte de Argentina, con toda la información de la región actualizada y seleccionada. https://catamarcaprovincia.com.ar/ Esta compuesta por 3 comunicadores que trabajan para informar los eventos mas destacados y de interés, desde política a Entretenimiento y Virales.