Es una lista interminable. Un ‘scroll’ sin fin. La manera de ponerle rostro humano a una tragedia que, en ocasiones, parece no tenerlo. 100.000 faceses la página web creada por el desarrollador de software Matt Korostoff para que todos y todas seamos conscientes de la magnitud de la tragedia del Covid-19.

Más de 100.000 personas han muerto en Estados Unidospor coronavirus… Así empieza el texto que encabeza esta página web. Le siguen caras. Muchas caras. Caras de gente que no existe. Rostros creados por inteligencia artificial, que ayudan a asumir tamaña desgracia.

Se ha elegido La Gomera para este piloto por ser uno de los territorios donde confluye población local con turística

Es un site, como apunta su creador en ese texto inicial, “destinado a ayudar a los visitantes a comprender la afección masiva de esta pandemia“, al poner una cara humana en cada persona perdida. Espero, dice Korostoff, que “esto permita a los visitantes entender el número de muertos como algo más que un número”.

“Las caras en esta página no existen”, subraya, y nunca han existido. Fueron generadas por un ordenador. Han sido seleccionadas “para proporcionar una visión demográfica precisa de las víctimas reales de la Covid-19”, teniendo en cuenta la edad, la raza y el género.

Mientras se desplaza, continúa, “intente olvidar que son imágenes virtuales y considere a la persona real que simbolizada cada una de ellas: la vida que vivieron, la forma en que murieron y la familia que dejaron atrás”.

100.000 caras para homenajear a las víctimas del coronavirus

Los jugadores podrían llevar este wearable para rastrear síntomas de COVID-19.

Apunta Korostoff que, a medida que el recuento de muertes aumenta cada día, nos adormecemos. Incluso aunque seamos capaces de valorar el volumen de la catástrofe, y de comprender que cada uno de esos números representa a una persona real, es casi imposible interiorizar completamente el costo humano del coronavirus, explica.

Muchos, señala el creador de la web 100.000 faces, “han muerto solos en casa, sin haber sido examinados. Los registros de defunciones del Gobierno brindan datos incompletos y los resultados de las pruebas de laboratorio son anónimos”. ¿Cómo podemos llorar la muerte de personas cuyas caras nunca veremos y cuyos nombres nunca aprenderemos? ¿Cómo podemos comprender su escala?, se pregunta. La respuesta es esta web.

Así se ha creado la web que homenaje a las víctimas del Covid-19 con 100.000 rostros

La Ventanilla Digital Única permite eliminar las largas filas y la espera.

Las imágenes que aparecen en la página se han obtenido de generated.photos. A través de diversas estadísticas, el creador ha obtenido el número aproximado de personas fallecidas por edad, sexo y raza. A partir de ahí, ha tratado las fotos obtenidas del servidor anterior para que respondieran de la mejor manera posible a la realidad. Muchas, dice Korostoff, ha habido que envejecerlas, ya que son pocas las imágenes de personas mayores que hay disponibles.

Las 100.000 caras se originan sólo con 300 imágenes. Dice el desarrollador de software que, en un principio, quería utilizar 100.000 fotos distintas, pero eso supondría un tamaño de archivo enorme para poder alojarlo.

Las cápsulas se han diseñado en un formato hexagonal para que puedan disponerse en forma de colmena y acomodar diferentes tamaños de oficina

Como ejemplo, el 15,7% de los fallecidos eran personas de ascendencia latinoamericana, lo que supone 47 de las 300 imágenes. De ellos, el 61% eran hombres: 29 de las 47 imágenes de personas latinoamericanas eran de hombres.

Un complicado trabajo basado en la inteligencia artificial, que sirve para tomar conciencia de la tragedia histórica que estamos viviendo.