El oficialismo reaccionó de manera crítica ante la denuncia pública del diputado Hugo Ávila (FUC) sobre los insumos del Hospital Malbrán, pidieron dejar de lado “las mentiras que generan angustia”, y aseguraron que el legislador busca favorecer su posición política. Por su parte, Ávila redobló la apuesta y dijo que al Gobierno “no le gustan que le digan las verdades”. Se anticipa un debate caliente para la sesión de hoy en Diputados.

La presidenta de la Cámara baja, Cecilia Guerrero, lamentó “la triste realidad de algunos que hacen un aprovechamiento espurio de la pandemia, y difunden información falsa con la finalidad mezquina de favorecer sus propios posicionamientos”. En esa línea, consideró que buscan conseguir atención “que no conseguirían por derecha”. “Procuran utilizar de modo perverso los temores, las angustias y hasta las esperanzas de la comunidad, mintiendo descaradamente para obtener alguna ventaja que los favorezca”, criticó.

Por su parte, la diputada Adriana Díaz cuestionó los métodos de Ávila, destacó que la falta de oxígeno denunciada “no era tal”, y remarcó que deberá responder ante la justicia por sus dichos.

La diputada Natalia Ponferrada también cuestionó “las sucesivas maniobras de desprestigio a las acciones que lleva adelante el Gobierno en la lucha contra la pandemia”. “Basta de mentiras y de generar más angustia en la población”, reclamó.

Para la diputada, Ávila intenta “sacar algún rédito político haciendo correr versiones falsas sobre los insumos existentes o el manejo de la pandemia que realizó el equipo de Salud”, pero también apuntó a la UCR y el PRO, al afirmar que “en un año electoral muestran su insensibilidad en un contexto que angustia a todo el mundo”.

En ese sentido, Ponferrada remarcó que en la oposición “desde el primer momento de esta pandemia negaron, mintieron, confundieron y estuvieron en contra de todas las decisiones tomadas para combatir este virus”.

También el diputado Juan Denett aseguró que la de Ávila fue “otra mentira inescrupulosa de una oposición desesperada por obtener rédito político en un año electoral”.

Respuesta de Ávila
Por su parte, el diputado Ávila aseguró que la información del faltante de oxígeno surgió de los dichos del propio director del Malbrán, Daniel Godoy, y consideró que al Gobierno “le duele que los desenmascaren, que les saquen a la luz las mentiras y les digan las verdades”. Y retrucó al señalar que tiene denuncias anónimas de faltante de oxígeno en el San Juan Bautista.

“Acá lo que hay es un hecho negligente criminal de parte del Gobierno de haber contado con todo el tiempo y los recursos de Nación y darnos solamente 30 camas en el Malbrán con respiradores. El tubo del Malbrán alcanza para un día. ¿Qué va a pasar el día que un camión se demore? ¿Para qué anuncian más camas si no tienen oxígeno?”, cuestionó.

Ávila comentó que fue al Malbrán porque recibió denuncias de la gente y aseguró que el hecho de que no le hayan permitido el ingreso “es toda una pantomima y show que quieren montar para tapar la corrupción y la inoperancia”. “Algo quieren ocultar”, insistió y señaló que “muchos catamarqueños estarían vivos si hubieran respetado el plan de vacunación”.

En declaraciones radiales, aseguró que la denuncia no es contra el personal del Malbrán, del que destacó su calidad de trabajo, dijo “contra la administración de los recursos por parte del gobernador Raúl Jalil, la ministra Claudia Palladino y los intendentes”.
“Lo que hicieron con el vacunatorio VIP en Catamarca es vergonzoso. Hay plata que vino de Nación y que los caranchos de la pandemia se la llevaron”, lanzó.