Un estudio de la Universidad de Tiajin (China) ha desarrollado un robot impreso en 4D con forma de tubo que es capaz de rodar cuesta arriba. El robot, que es similar a un gusano, puede también transportar una carga y moverse por su cuenta.

La tecnología de impresión 4D utiliza impresoras 3D para crear materiales en tres dimensiones que parecen estar vivos sin ningún tipo de cable ni circuitos añadidos. El término ‘4D’ viene de esa posibilidad de moverse o de incluso programarse de forma, color o tamaño con tan solo recibir un estímulo externo.

En el caso del robot desarrollado por el equipo del profesor Feng Wei, del Instituto de Materiales de Polímeros Avanzados de la universidad, se trata de una hoja plana rectangular. Este dispositivo está compuesto de elastómero de cristal líquido el cual se encuentra impreso en 3D.

Según explican los investigadores, cuando la superficie sobre la que se coloca la hoja llega a 160 °C de temperatura o por encima, esta se autoensambla y se enrrolla adoptando una forma tubular. Una publicación de New Scientist Robotics compara el dispositivo adquiere una apariencia similar a la de “un espagueti hueco en espiral”.

Al realizar este cambio, el robot agrega una cuarta dimensión al proceso de construcción a lo largo del tiempo. Por ese motivo, los desarrolladores del pequeño objeto se han atrevido a considerarlo un robot impreso en 4D.

Tal y como se puede observar en un vídeo compartido por New Scientist, al enrollarse sobre sí mismo, el dispositivo es capaz de subir pequeñas pendientes sin aplicar ningún tipo de motor ni nada eléctrico.

Como un insecto con antenas, el robot puede superar un pequeño obstáculo. Pero cuando el obstáculo es demasiado alto, volverá atrás ha explicado Wei Feng-. Todo el proceso es espontáneo sin interferencia o control humano”.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.