Por las redes de mensajería instantánea circula una serie de fotografías tomadas en el Juzgado de Familia N° 2, donde se puede ver al personal con máscaras de Halloween, festejando rodeados de expedientes y delicados trámites judiciales. Una decena de empleados -también habría funcionarias de alta jerarquía- posaron con soltura y armaron un álbum para compartir, en principio, entre ellos.

Las imágenes llegaron a El Esquiú.com a través de un lector que mostró su indignación por la despreocupada actitud de los judiciales. “Se debería analizar lo anti ético y hasta para sumario de empleados y funcionarios que en horario de oficina y rodeados de expedientes inclusive en sus manos se sacan estas fotos”, expresó el lector, quien pidió reserva de su identidad.

El descargo de los “escrachados” alude que las fotografías se tomaron fuera del horario de trabajo. Más allá de si será cierto o no, debería tenerse en cuenta si el ámbito es el apropiado para juegos y diversiones de este tipo. Es harto sabido que este tipo de fotografías grupales siempre trascienden el fuero íntimo y privado, sobre todo en estas épocas de comunicación a alta velocidad.