Después de meses a la carrera, las criptomonedas vivieron ayer un hundimiento de su valor, arrastradas por el Bitcoin y empujadas por varios agentes externos como Elon Musk o China. Una debacle que ponía a la moneda digital más popular del mundo en su posición más bajo desde enero -cayó hasta los 29.563 USD-.

Este cuento, como decimos, tiene un protagonista: el autoproclamado ‘Technoking’ de Tesla parece que juega a ser la mano que mueve los hilos de este mercado, primero dándole amor, después un poquito de cal. Si en febrero Musk anunciaba que su compañía de coches eléctricos había invertido 1.500 millones de dólares en Bitcoin y que permitiría pagar con esta moneda digital, hace unos días rompía la burbuja y cambiaba de idea debido “al uso de combustibles fósiles para la minería y transacciones” que hace la criptomoneda.

El empresario no esta solo: este miércoles el Banco Popular de China (PBOC) emitía una declaración reiterando que los tokens digitales no se pueden usar como forma de pago. Con la noticia, el Bitcoin se hundió de nuevo, llevándose por delante también el valor del resto de criptomonedas.

Todos estos golpes hicieron que el mercado de las criptomonedas perdiera casi 1 billón de dólares desde la semana pasada hasta este miércoles. Con el desplome de Bitcoin y el resto de divisas digitales, los usuarios se pusieron nerviosos y su llegada en masa para gestionar sus carteras hizo que las principales plataformas no soportasen la presión y los servicios de Coinbase, Binance y Kraken se quedaran bloqueados.

En esta caída en picado, los compradores intervinieron para comprar la caída del Bitcoin (comprar un activo, generalmente una acción, cuando su precio ha bajado), dándole un respiro a la criptomoneda y subiendo su valor de nuevo, aunque todavía por debajo de los 40.000 USD. La divisa digital más grande del mundo por capitalización de mercado ha perdido casi la mitad de su valor desde que alcanzara su récord histórico a mediados de abril, cotizando a 64.869 USD.

Luis Vaello, director regional en España de Binance, tiene claro que esta situación responde a un comportamiento ‘habitual’: “Ha habido un boom muy fuerte en cripto, se ha vivido una euforia muy grande, pero de alguna manera el mercado tenía que corregirse para que la crecida siga siendo sana”, valora. “Hace falta que las personas se eduquen, que lean mucho antes de invertir para saber qué es en lo que realmente están invirtiendo”, añade.

Parte del problema, explica Vaello, es que mucha de la gente nueva que ha entrado no comprende que es ‘normal’ que el mercado corrija su valor, que una bajada no es signo directo de un total hundimiento. “A lo mejor las personas que no tienen tanta experiencia en el trading cuando esto sucede se asustan mucho y empiezan a deshacerse de sus posiciones, lo que hace que se produzca una caída en forma de cascada”.

Sin embargo, prosigue, “la gente que lleva más tiempo en esto y que entiende que esto es normal, aguanta sus posiciones e incluso compra más”. De hecho, en opinión del director regional en España de Binance, un día como el de ayer es un buen día para comprar: “Sin ser ningún tipo de consejo de inversión, un día en el que las criptomonedas bajan de esta forma es un buen día para adquirirlas, mucho mejor que cuando están subiendo sin parar”.

Sobre todo lo que está aconteciendo estas semanas, reconoce que “veníamos de un mercado muy alcista durante más de medio año” y que “hacía mucho tiempo que no se vivía en el mundo cripto un mercado alcista tan largo, tan grande y con esas subidas increíbles que ha habido los últimos meses”.

Pero insiste en que no es algo nuevo: “Ya ha habido ciclos alcistas durante los últimos 10 años, 2013, 2015, 2017…”.

El halving

La emisión de Bitcoin está controlada y se conoce que al final de la historia habrá casi 21 millones de Bitcoin. Cada cuatro años aproximadamente, que son unos 210.000 bloques, se produce ‘el halving’, momento en el que se va reduciendo a la mitad la emisión de Bitcoin nuevo que hay en el mercado. “Llegará un punto en el que se haya reducido tanto que finalmente prácticamente no se emitirá ningún Bitcoin nuevo”, explica Vaello.

Cada vez que hay un evento de este tipo, el mercado se tambalea un poco: al reducir la emisión en el mercado estás reduciendo la oferta y, por tanto, hay más demanda y el precio tiende a subir. “Esto es lo que se vivió en 2017 e hizo que empezara a haber bastante euforia, hubo una pequeña caída después del verano y a partir de septiembre el valor comenzó a subir muchísimo, con ‘mucha alegría’ en el mercado y muchos nuevos usuarios”, comenta.

En ese momento se hablaba de una adopción masiva que parecía que se iba a producir, pero que nunca llegó a ser: en enero de 2018 cayó todo y desde entonces hemos estado casi dos años en un ‘criptoinvierno’, un mercado bajista.

“Aunque en este tiempo lo que sí se ha conseguido es estabilizar las plataformas de compraventa y mejorarlas para que sean capaces de soportar el volumen de usuarios que puede llegar a venir en el futuro o que ya lo están haciendo”, afirma Vaello.

Un escenario global diferente

Una de las claves de la situación actual y algo que la diferencia de 2017 es que el escenario global es muy distinto: “En estos años hemos visto una adopción bastante fuerte de las cripto en países como Venezuela o Argentina, donde la situación inflacionaria, o de megainflación, hacen que las personas tiren de moneda digital para mantener el valor de sus ahorros”.

La pandemia, claro, también ha hecho mella. Cuando se confinó a la mayoría de los países del mundo, las bolsas empezaron a bajar muchísimo y los inversores, en busca de liquidez, empezaron a vender sus posiciones. Ahí se hundió mucho el Bitcoin, bajando a en torno a 3.000 USD, y además poco después, en mayo, hubo otro halving. Sin embargo, después de aquello el valor comenzó de nuevo a despegar.

La situación económica mundial ha propiciado que muchas personas apuesten por ‘tradear’ para ganarse la vida ante un mercado en el que el empleo escasea y la crisis sanitaria golpea con fuerza”, subraya el director regional en España de Binance.

Visión de futuro

De cara al futuro, y haciendo hincapié en que no tienen una bola de cristal para conocer lo que pasará, Vaello cree que seguiremos viendo un escenario alcista “ya no en el precio, sino en el uso cada día mayor”. “Pinta muy bien todo para los próximos años”, concluye.

En cuanto al precio, el director regional en España de Binance destaca que, si bien el Bitcoin cayó de forma muy agresiva ayer, pronto recuperó y, viendo las gráficas, considera que estamos “en un punto muy similar a 2017”, que fue cuando la criptodivisa comenzó a despegar realmente.

Vaello recuerda, además, que en cuanto a adopción las cifras son prometedoras: Binance lleva varios meses sin bajar de las primeras posiciones del apartado de finanzas de las tiendas de aplicaciones de Google y Apple, por delante de todos los bancos y de todas las plataformas de fintech, e incluso se ha posicionado por delante de otras apps muy populares como Instagram o TikTok.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.