Samsung presentó el Galaxy Z Fold2 en su mediático evento en streaming del pasado 5 de agosto. No obstante, apenas ofreció detalles de su ambicioso móvil plegable, decisión motivada por el hecho de que el protagonismo se focalizaba en el Note20 y el Note20 Ultra y porque además se lanzaban otros cinco dispositivos (el Galaxy Watch3, los Galaxy Buds Live, la Galaxy Tab S7 y la S7+. El perfil del nuevo modelo invitaba a un acto específicoy este 1 de septiembre ha tenido lugar su puesta de largo oficial (Galaxy Unpacked Part 2).

El Galaxy Z Fold2 se encuentra ya en periodo de precompra en la web española de la compañía a un mareante precio de 2.009 euros indicativo de su condición de tope de gama. En octubre de 2019, su predecesor salió a la venta por 2.020 euros. Llega en una configuración de 12 GB de memoria RAM + 256 GB de almacenamiento interno y en colores Mystic Bronze (el llamativo bronce rosado) y Mystic Black. Los envíos comenzarán a realizarse a partir del 18 de septiembre.

El Galaxy Z Fold2 permite personalizar el color de la bisagra
El Galaxy Z Fold2 permite personalizar el color de la bisagra
(Samsung)

Samsung ha presentado sus nuevos e Galaxy Note20 y Galaxy Note20 Ultra.

El teléfono, con bisagra tipo libro (cuyo color metálico se puede personalizar al elegir entre plata, oro, azul y rojo), se convierte en la práctica en una tableta cuando se despliega. Cerrado luce a modo de cubierta una pantalla Infinity-O Super Amoled de 6,2 pulgadas. En paralelo, abierto exhibe una pantalla Dynamic Amoled 2x / Infinity Flex de 7,6 pulgadas con resolución QXGA.

En el panel desplegado, definido por una tasa de refresco de 120 Hz adaptable según el uso, desaparece el notch y la cámara, de 10 MP, aparece perforada. En la cubierta figura otra de 10 MP y en la parte trasera se integran tres sensores: uno ultra ancho, un gran angular y un teleobjetivo, todos ellos de 12 MP.

El modo Flex

La trasera y la frontal (cubierta) del Galaxy Z Fold2
La trasera y la frontal (cubierta) del Galaxy Z Fold2
(Samsung)

La bisagra queda oculta (Hideaway Hinge) y el móvil, definido por la tecnología CAM, contempla el modo Flex, por el cual puede sostenerse en el ángulo que se desee. Cabe destacar asimismo que las aplicaciones están optimizadas y se adecuan a la pantalla utilizada en ese momento.

Pensado para la productividad, la multitarea y la creatividad, el Samsung Galaxy Fold2 soporta la conectividad 5G y tiene una batería de 4.500 mAh con carga rápida de 25 W e inalámbrica de 15 W. Funciona mediante el procesador Snapdragon 865, se rige por Android 10 y pesa 282 gramos, algo más que el primer Fold (276 gramos).

Como se sabe, la compañía surcoreana también ha apostado por otro concepto de plegable, el Galaxy Z Flip, lanzado el pasado febrero y del que este agosto llegó la versión 5G.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.