De acuerdo con información policial a la que pudo acceder El Ancasti, entre el viernes a la noche y la madrugada de ayer se realizaron varios operativos de control por incumplir con las restricciones de la Fase Roja por la crisis sanitaria. En este contexto, se desarmaron 22 fiestas clandestinas y se secuestraron 52 vehículos. La mayoría de las motos secuestradas fueron porque sus conductores se encontraban en estado ebriedad. Además, se realizaron 62 actas por violar el decreto -en estas están incluidas las fiestas clandestinas y las personas deambulando por la calle fuera en horario de restricción de circulación-. En una de las fiestas desarmadas los cuatro jóvenes de la casa terminaron arrestados tras enfrentarse a los policías que hicieron el acta.

En detalle, se secuestraron 41 motocicletas y 11 automóviles. Las motocicletas fueron trasladadas a la dependencia policial por supuesta infracción al artículo 96 del Código de Faltas, en concordancia con la Ley Nacional de Tránsito. En tanto que los automóviles fueron trasladados al Corralón Municipal. Además, 12 conductores dieron positivo al test de alcoholemia. Además, el viernes hubo cinco secuestros más.

En tanto que en la zona oeste de la Capital, personal de la Comisaría Quinta, tras recibir un llamado, se presentó en una vivienda ubicada en la calle Obispo Esquiú al 100. Al llegar al inmueble, el personal policial constató que se estaba realizando una fiesta clandestina. Del interior de la casa sindicada salió un hombre, visiblemente alterado, en aparente estado de ebriedad. El sospechoso amenazó a los policías allí presentes. Luego, habría agredido a golpes a un oficial. Tras este altercado, salieron otros hombres del interior del inmueble para continuar con la agresión. Ante esta situación, intervino el resto del personal, tratando de reducir a los agresores. Luego, del interior de la vivienda salieron otras personas más para golpear a los efectivos policiales.

Finalmente se logró reducir a los revoltosos. Luego, fueron trasladados a la dependencia policial. Los demorados son cuatro jóvenes de entre 18 y 21 años. Por este hecho, tomó intervención el fiscal de Instrucción en turno, quien ordenó las primeras medidas del caso. Mientras que los sospechosos fueron trasladados y alojados en distintas comisarías.

Secuestro

En la madrugada del sábado en la intersección de las avenidas Manuel Navarro y Manuel Pedraza, en la zona sur de la Capital, efectivos de la Comisaría Novena procedieron al secuestro de un automóvil Volkswagen Gol Trend gris, cuyo conductor, un hombre de 51 años, circulaba en aparentemente estado de ebriedad. Personal de la Dirección de Seguridad Vial de la Policía de la Provincia realizó el test de alcoholemia correspondiente. El resultado dio positivo. Luego de labrar el acta correspondiente por una supuesta infracción a la Ley Nacional de Tránsito N° 24.449, se remitió el rodado al Corralón Municipal.