El pasado miércoles, 21 de septiembre, la NASA inició la prueba de combustible en el Centro Espacial Kennedy (Florida) para comprobar si las reparaciones de los anteriores ensayos quedaron en buenas condiciones.

Charlie Blackwell-Thompson (director de lanzamiento de Artemis) dio el visto bueno para cargar oficialmente los propulsores en el cohete Space Launch System (SLS) como parte de la prueba de demostración criogénica.

Las operaciones de almacenamiento empezaron con el enfriamiento de la línea de transferencia de oxígeno líquido de la etapa central, y posteriormente, el equipo de la NASA dio luz verde a la fase de llenado lento para cargar el cohete de combustible y enfriar la línea de transferencia de hidrógeno líquido (LH2).

A pesar de que surgió un contratiempo en el proceso, la agencia espacial solucionó otra fuga de hidrógeno en una cavidad del mástil de servicio de cola umbilical. El equipo pudo resolver el problema por mecanismos de contingencia, teniendo en cuenta que el proceso de llenado con hidrógeno pudo continuar.

El objetivo de la primera misión Artemis es poner a prueba las capacidades del SLS y de la nave Orion antes de llevar a cabo un viaje tripulado previsto para 2024, donde los astronautas pisarán la superficie lunar.

¿Por qué hay tantos retrasos?

Los científicos son cautelosos para no perder el cohete SLS y la cápsula Orión en la primera fase la misión, por consiguiente, las diversas agencias espaciales que participan en el programa deben realizar numerosos ensayos.

Artemis tiene en cuenta numerosos factores antes de lanzar el cohete al espacio, como por ejemplo, el estudio de SLS desde la plataforma de lanzamiento, la contemplación de devolverlo al edificio de ensamblaje para realizar un mantenimiento, y la comprobación de las posibles fugas de combustible.

Aparece un nuevo inconveniente 

La NASA decidió en una reunión del sábado que el tercer intento de lanzamiento de Artemis I finalmente no se efectuará en la fecha prevista.

El motivo no tiene nada que ver con el estado del SLS, sino con el pronóstico del tiempo, que vaticina una tormenta tropical a la que han denominado Ian, además, un frente frío se moverá del norte al sur del estado.

En Florida se encuentra Cabo Cañaveral, la zona en la que la NASA tiene situada su plataforma de lanzamiento. Ahí, se prevén lluvias y tormentas eléctricas que afectarían significativamente al lanzamiento de Artemis I.

De hecho, un pronóstico de la Fuerza Espacial de Estados Unidos calcula que las condiciones climáticas hacen que las posibilidades de éxito del lanzamiento se reduzcan al 20%.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículo anteriorSe abrió la 3ra. fecha de la Capital
Artículo siguienteContinúa abierta la convocatoria para la 4° edición de la Feria Librera
Catamarca Provincia, Diario de Catamarca, provincia del Norte de Argentina, con toda la información de la región actualizada y seleccionada. https://catamarcaprovincia.com.ar/ Esta compuesta por 3 comunicadores que trabajan para informar los eventos mas destacados y de interés, desde política a Entretenimiento y Virales.