En el marco de las nuevas habilitaciones del Gobierno provincial, comerciantes y gastronómicos celebraron retomar la actividad con mayor previsibilidad a partir de la semana que viene. Por su parte, los gimnasios advierten que abrirán sus puertas el lunes.

Humberto Basso, titular de la Unión Comercial, destacó que mantendrán un diálogo continuo para que la actividad comercial “siga trabajando como lo venía haciendo”.

“Como Unión Comercial, en primer lugar hemos manejado los protocolos con absoluto respeto y amplia responsabilidad de los 720 socios. En segundo lugar somos todos esenciales en esta situación económica tan crítica, tenemos la responsabilidad de trabajar para salir adelante”, expresó en declaraciones a Radio Ancasti.

“Nos sentamos todas las semanas con el Gobierno para ver la posibilidad de que este aire alentador que nos lleva a trabajar también le llegue a todos los que están complicados. En este momento estamos muy conformes con la decisión. Tenemos que saber conciliar”, expresó Basso, y se mostró seguro de que “esto será día a día más positivo”.

Por su parte, Roberto Brunello, referente del sector gastronómico, celebró el regreso al trabajo tras 23 días de cierre.

“Se puso una visión económica  sobre todo esto y al menos logramos la previsibilidad de saber que de acá al 30 de junio vamos a poder abrir de lunes a viernes. Cerrar de un día para el otro nos perjudicaba mucho porque tenemos materia prima que se compra a diario, eso por suerte se ha entendido”, destacó.

El empresario señaló que el sector acumuló más de 170 días de cierre desde que empezó todo, a lo que sumó los días con recorte horario y la reducción de la capacidad de los salones. “Todo es muy difícil. Pero somos conscientes de lo que está pasando, de la gravedad de la situación”, remarcó.

Por último, pidió que a la visión sanitaria del COE “se sumen más visiones de lo económico”. “Nos evitaríamos muchos problemas”