El elenco de la Ribera, que tuvo las situaciones más claras del cotejo, se había puesto en ventaja a los 38 minutos del primer tiempo con un cabezazo de Diego González luego de una serie de errores defensivos del elenco brasileño.

No obstante, el VAR llamó al árbitro colombiano Andrés Rojas, quien anuló el tanto por un presunto empujón de Norberto Briasco, prácticamente imperceptible, sobre Nathan, que desnaturalizó por completo el resto del juego.

Ya en el complemento, continuó la superioridad de los dirigidos por Miguel Ángel Russo, aunque no lograron capitalizarla con ataques profundos que permitan abrir el marcador.

De esta manera, ambos equipos siguen en carrera en el inicio de la serie que culminará la próxima semana en Brasil, donde otro empate 0 a 0 llevará la definición a los penales y cualquier otra igualdad depositará a Boca en los cuartos de final del certamen continental.

Se trató del primer encuentro del semestre para el “Xeneize”, que contó desde el comienzo con los refuerzos Esteban Rolón y Norberto Briasco, provenientes de Huracán, y con el regresado Marcelo Weigandt en el lateral derecho, además del ingreso en el segundo tiempo de Nicolás Orsini, que llegó de Lanús.

Más allá de la jugada del VAR que cambió el curso del duelo y generó una gran cantidad de protestas por parte del cuerpo técnico del conjunto argentino, Boca cerró en buen nivel el reinicio de la Copa pese al duro desafío que significa enfrentarse a Atlético Mineiro.

El partido en Brasil será el martes próximo, también a las 19:15, para determinar quién se queda con el boleto a la siguiente instancia, donde estará el vencedor del cruce entre River y Argentinos Juniors, por lo que podría haber un nuevo Superclásico.