El Ministerio de Infraestructura y Obras Civiles avanza en la ampliación de sectores del Hospital Monovalente Carlos Malbrán para aumentar el número de camas de terapia, con la intención de llevar a 88 el total entre las de terapia intensiva y terapia intermedia.

El ministro Eduardo Niéderle visitó ayer el Hospital y recorrió las obras junto con el director del nosocomio, Daniel Godoy, y parte de su equipo técnico, integrado por Valeria Gallo, directora de Estudios y Proyectos del Ministerio; Gustavo Jordán, secretario de Control de Gestión; y René Aragón, director provincial de Obras por Contrato.

En la recorrida visitaron la sala donde fue colocado recientemente el tomógrafo y el salón donde se está construyendo una sala de terapia para la instalación de más camas. Éstas se sumarán a las existentes y llegarán a un total de 88 camas entre terapia intensiva y terapia intermedia, más las 120 camas de aislamiento para casos leves. Niéderle señaló que “es un pedido del Gobernador y se está trabajando lo más rápido posible, a pesar de todos los problemas que acarrea esta pandemia”. “Creemos que en unos días más ya estará finalizada la obra”, remarcó.

Desde el Ministerio destacaron que en el Malbrán, en un primera etapa, se trabajó sobre las habitaciones y galerías del predio, con más de 60 empleados para realizar tareas de reacondicionamiento en 75 habitaciones: cambio de luminarias y focos, además del cambio de llaves punto y toma y de ventiladores.

En lo que respecta a plomería se modificaron las tapas de todos los inodoros, se arreglaron las griferías de bidés y de los lavatorios, además del cambio de cañerías de algunas habitaciones ya que tenían problemas de humedad.
Mientras tanto el equipo de durlok trabajó en más de 35 habitaciones donde realizó una tarea de aislamiento.

El Malbrán, que mañana cumplirá un año de su inauguración como hospital, ya fue ampliado en su capacidad el mes pasado ante la inminencia del rebrote de contagios por la segunda ola a nivel nacional. Actualmente, entre este hospital y el San Juan Bautista, donde se concentran las camas con oxígeno para la atención de pacientes con COVID-19, hay unas 130 plazas: anoche el 90% estaban ocupadas.