El volcán de La Palma (Canarias) entró en erupción hace ya más de un mes, el 19 de septiembre. Desde entonces, los expertos han estudiado la calidad del aire y el material que sale expulsado con el objetivo de predecir cuánta vida le queda a Cumbre Vieja.

Los científicos que analizan estos aspectos deben tener acceso a datos que solo se pueden obtener al caminar sobre la lava y, en este caso, es importante que quien lo haga vaya con un traje adecuado. De hecho, los equipos que emplea la Unidad Militad de Emergencias (UME) en La Palma soportan casi 1000 grados para poder moverse por las coladas de lava.

La correcta colocación del traje es muy importante, ya que un pequeño error podría terminar en desgracia. Por ello, los miembros de la UME no se visten solos, sino que necesitan la ayuda de alguno de sus compañeros.

A simple vista, los trajes de la UME parecen ligeros, sin embargo, estos pesan bastante e incluso es complicado andar con ellos puestos. “Lo ideal es no llevar este traje durante más de 30 minutos porque en el interior, la persona que lo lleva, sufre mucho desgaste físico”, explica el teniente de la UME Díaz San Pedro.

Según comenta este hombre, “el problema de trabajar tan cerca de la colada es que se pueden llegar a alcanzar cerca de 800 grados“. El teniente asegura que los trajes “están diseñados para resistir una exposición directa a la llama, es decir, al fuego, durante 5 segundos”.

No obstante, para las situaciones de rescate de altas temperaturas los miembros de la UME necesitan trajes mejor preparados. Para estas ocasiones, el teniente apunta que “solicitan el apoyo con un traje de protección térmica superior con el cual sí que pueden rescatar a la víctima exponiéndose al fuego de esa manera”.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.