Kazuhiro Morimoto, Ming-Lo Wu, Andrei Ardelean y Edoardo Charbon son cuatro científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne, en Suiza. Ellos son los artífices de haber logrado captar en vídeo un haz de luz rebotando entre dos espejos.

Imagen de los cambios en la distribución de energía en las muestras de grafito.

Para ello, han utilizado una cámara ultrarrápida, además de proyectar un tipo de luz visible gracias a un pulso láser que dispersa partículas en el aire que pueden ser captadas. La cámara utilizada tiene una velocidad de obturación de alrededor de una billonésima de segundo para tomar fotografías y vídeos de un rayo láser en un espacio tridimensional.

Tal y como apuntan en New Scientist, el hecho de conocer exactamente el tiempo que tardaba el pulso de la cámara, así como la trayectoria del mismo, facilitó a los científicos crear un algoritmo de aprendizaje automático que reconstruyera toda la trayectoria de la luz.

Según Marty Baylor, del Carleton College de Minnesota, este avance podría ser útil en el campo de la química, ya que permitirá ver a la luz interactuando con una molécula en tiempo real. 

Asimismo, uno de los científicos responsables, Edoardo Charbo, destaca que un sistema parecido tendría aplicación para poder ver alrededor de obstáculos: “Si hizo rebotar un pulso láser en una pared, luego en un objeto oscurecido en una esquina y retrocedió de la pared nuevamente antes de capturarlo, el algoritmo podría potencialmente reconstruir una imagen”.

Se puede inquirir más sobre este increíble proyecto, que lleva por nombre Superluminal Motion-Assisted 4-Dimensional Light-in-Flight Imaging, en arxiv.org, de Cornell University. Donde se especifica de manera mucho más técnica y profusa todo el proceso desarrollado. Además, se incluyen los vídeos que captan un haz de luz rebotando entre espejos.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.