Cada vez vamos sabiendo un poquito más sobre Apple Car, la línea estratégica de la compañía de la manzana para entrar por la puerta grande en el mundo del motor. Por ejemplo, que Apple ya está en conversaciones con la filial de Hyundai, Kia para su fabricación, y que podría ser una realidad en 2024, aunque se espera una versión beta en 2022.

Hasta el momento es el gran dominador del mercado en cuanto a autonomía, ya que consigue 600 kilómetros. Este modelo se remonta al año 2012 y es uno de los buques insignias de la compañía.

Las fechas varían y están abiertas a continuas lucubraciones, sin embargo, lo más destacado de los últimos días nos llega desde Appleinsider: la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos ha concedido dos nuevas patentes que dan pistas bastante claras sobre algunas de las futuras funcionalidades del vehículo. Parece que, con Apple Car, el asiento se adaptará directamente al conductor, y los ocupantes del vehículo usarán gafas especiales para que cada uno vea algo distinto en la única pantalla. Profundicemos un poco más.

Apple Car y la comodidad del conductor

Automatic configuration of self-configurable environments es el nombre de una de las patentes. El objetivo es conseguir la mayor comodidad posible para el conductor. Por ello, el asiento y los espejos se adaptarán automáticamente a la configuración establecida por él en su iPhone.

Hackear iPhones

Además, señalan en Appleinsider, estas posiciones estatuidas en el teléfono también servirán para otros vehículos. O sea que si esa misma persona va a conducir otro coche, en cuanto localice su iPhone todo se pondrá a su gusto. La patente, explican, fue inventada por Thomas Ethan Lowry en septiembre de 2018.

Gafas especiales y la privacidad de los ocupantes del vehículo

El propósito con esta creación era aumentar la privacidad en el interior de los vehículos y que la gente no pudiera ver desde fuera lo que se muestra en las pantallas. Pero con Apple Car han decidido ir un poco más allá, ya que configurarán dicha pantalla para que, con unas gafas especiales, cada ocupante del vehículo vea una cosa distinta. Eso sí, en una única pantalla.

Se han filtrado imágenes del taxi robotizado de Zoox, que se estaba utilizando para un rodaje en San Francisco.

El nombre de esta patente es Multi-user display system, y, a muy grandes rasgos, consiste en que las gafas tengan una configuración individual que permitirá ver cosas distintas en la misma pantalla. El problema de la privacidad podría tener distintas soluciones, y el de emitir contenido distinto por pasajero se soslayaría con la instalación de varias pantallas. Pero en Apple lo sencillo nunca ha gustado. Paciencia, que todavía habrá que esperar para saber hasta dónde son capaces de llegar. 

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.