La Unidad de Delitos de Falsificación de Amazon ha llegado a un acuerdo con las influencers Kelly Fitzpatrick y Sabrina Kelly-Krejci, a las que denunció en noviembre de 2020 ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Washington por promover y facilitar la venta de artículos de moda de lujo falsificados a través de su plataforma.

El tribunal ha dado la razón a Amazon y las influencers ahora tendrán prohibida la entrada a la plataforma de forma permanente, y además deberán pagar una multa económica por sus actos, dinero que la compañía de Jeff Bezos se ha comprometido a donar a organizaciones benéficas.

A finales del pasado año, Amazon presentó una demanda contra estas dos influencers, así como contra casi una docena de comerciantes externos, por supuestamente anunciar, promover y facilitar la venta de productos falsificados.

Fitzpatrick y Kelly-Krejci habrían trabajado junto a estos vendedores en una sofisticada trama de engaño que promocionaba productos falsos de marcas de lujo en Instagram, TikTok y Facebook y después dirigía a los clientes a listados de productos en la tienda de Amazon que eludían las herramientas anti-falsificación de la plataforma, al parecer “productos genéricos que no infringían la ley, mientras que los productos enviados a los clientes serían los artículos falsificados promocionados en las redes sociales”, según un comunicado enviado por la compañía.

¿Cómo lograban engañar a los usuarios? Mostraban fotos de bolsos, cinturones y carteras supuestamente de marcas de moda como Gucci o Dior junto a ‘productos corrientes’ y aseguraban que si pedías estos últimos te llegarían en realidad los artículos de las firmas de lujo. Después de realizar el pedido, enviaban las imitaciones. Así, disfrazando las falsificaciones como productos ‘no infractores’, conseguían eludir las herramientas antifalsificación de Amazon.

Las influencers publicaban fotos una al lado de la otra del producto genérico 'no infractor' y del producto falsificado en sus Stories de Instagram.
Las influencers publicaban fotos una al lado de la otra del producto genérico ‘no infractor’ y del producto falsificado en sus Stories de Instagram.
CNBC

Como decía ahora la Justicia ha avalado la demanda de Amazon y Fitzpatrick y Kelly-Krejci serán ‘baneadas’ de la plataforma. De conformidad con un decreto de consentimiento, tienen prohibido comercializar, publicitar, vincular, promocionar o vender, directa o indirectamente, cualquier producto de cualquier tipo en la tienda de Amazon en el futuro, sin la autorización expresa por escrito de la compañía.

Asimismo, deberán pagar una cuantía económica no determinada por la compañía. Ese dinero se donará a la campaña ‘Unreal’ de la Asociación Internacional de Marcas (INTA), una iniciativa de concienciación del consumidor para educar a los jóvenes de 14 a 23 años sobre la importancia de derechos de propiedad intelectual.

Ejemplo de los productos promocionados: un cinturón Gucci de imitación.
Ejemplo de los productos promocionados: un cinturón Gucci de imitación.
CNBC

Las influencers también acordaron “cooperar total e incondicionalmente con la investigación de Amazon y las acciones legales contra los acusados restantes, así como los proveedores y otros malos actores involucrados en la promoción y venta de productos falsificados”, subrayan desde la compañía de Bezos.

“Nos complace que este acuerdo haya dado como resultado que las personas reconozcan el daño que causaron, que nos ayuden a avanzar en nuestra investigación y que las organizaciones benéficas se beneficien de los fondos recuperados”, dijo Kebharu Smith, director de la Unidad de Delitos Falsificados de Amazon, añadiendo que “este acuerdo envía un fuerte mensaje a los posibles malos actores de que Amazon los encontrará y los hará plenamente responsables”.

Mano dura de Amazon frente a las falsificaciones

En junio de 2020, Amazon lanzó su Unidad de Delitos de Falsificación, un equipo global dedicado a perseguir a los falsificadores y hacerlos responsables en la mayor medida de la ley, “incluso trabajando a través del sistema judicial y en asociación con las fuerzas del orden”, asegura la compañía. Amazon ha presentado una serie de demandas contra los falsificadores, incluidas demandas conjuntas con la empresa de tecnología GoPro, el fabricante de ropa HanesBrands y el fabricante de productos para exteriores YETI.

Como subrayan, desde la plataforma se prohíben “estrictamente” los productos “infractores y falsificados en su tienda”. En el comunicado, Amazon explica que utiliza “herramientas líderes en la industria para verificar las identidades de los vendedores potenciales y garantizar que las listas de productos sean auténticas” y que sus sistemas patentados analizan cientos de puntos de datos únicos para “verificar la información proporcionada por los vendedores potenciales”.

Debido a estos procesos, en 2020 solo el 6% de los intentos de registro de nuevas cuentas de vendedor pasaron los sólidos procesos de verificación de Amazon y, por tanto, sus productos fueron listados para la venta. Además, menos del 0,01% de todos los productos vendidos en Amazon recibieron una denuncia por falsificación de los clientes.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.