CUESTIONAMIENTOS EN LA FUERZA
«De acuerdo a lo que veo yo, no son los protocolos de reducción, de traslado que enseñamos», aseguró el jefe de Policía. También dispuso el cambio de comisaría de dos policías de Infantería.
El jefe de la Policía de Catamarca, Ángel Ignacio Agüero, reconoció que hubo falencias en el accionar de policías que intervinieron en el incidente que se registró a la salida de Wika el pasado 1 de enero. Para Agüero hubo efectivos de la fuerza que no cumplieron con los protocolos de reducción que se enseñan en la Escuela de Cadetes. La máxima autoridad de la Policía consideró que habría una falla en ese procedimiento.

Agüero, en declaraciones radiales, también dio a conocer que dispuso el cambio de comisaría de dos policías mujeres que prestaban servicio en la División Guardia de Infantería Femenina. Según el jefe de la Policía, el cambio de destino es provisorio, hasta que se establezca qué ocurrió en las afueras del local bailable. Agüero, además, señaló que aportaron imágenes a la Justicia para que se pueda esclarecer el hecho.

“Personalmente, puedo decir que no son técnicas de reducción ni de traslado a las personas demoradas, detenidas. Hoy lo que más se cuestiona es el accionar de dos policías femeninas. Pero, en la investigación del hecho, también se ve todo el procedimiento de los demás policías que están (en el lugar). De acuerdo a lo que veo yo, no son los protocolos de reducción, de traslado que enseñamos en la Escuela (de Cadetes). A mi primer entender, de acuerdo a lo que observo, habría una falla ahí. Después está toda la investigación penal para determinar si existieron delitos o no. El cambio de destino hasta que se diga bien qué es lo que pasó. Provisoriamente voy a trasladar a las dos femeninas por el momento”, aseguró Agüero.

En otra instancia de la entrevista, indicó que pusieron a disposición de la Justicia “todos los elementos técnicos que tenemos, como son los videos dentro del móvil y dentro de las comisarías también”. El jefe de Policía añadió que también intervino el Ministerio de Seguridad, con Asuntos Internos, “investigando a los mismos policías con todas las normativas internas que tenemos. Se inicia el sumario para la búsqueda de la verdad. Y, por otro lado, está haciendo (la investigación) la Justicia para ver si existen delitos o no. Estamos en pleno proceso de investigación”.

Investigación
El fiscal de Instrucción en feria, Jonathan Felsztyna, ordenó una serie de medidas en la investigación que lleva adelante por el incidente que se registró tras el operativo de despeje a la salida del local bailable Wika. De acuerdo con la información a la que pudo acceder El Ancasti, Felsztyna comenzó a tomar testimonios a las personas que estuvieron involucradas en este hecho.

También se conoció que solicitó imágenes de las cámaras de seguridad, en su búsqueda por esclarecer cómo se produjo el incidente. Mientras tanto, Felsztyna empezó a visualizar las imágenes que se publicaron y replicaron en las redes sociales durante el domingo y el lunes. Por otra parte, se supo que el funcionario judicial pidió un informe sobre la nómina del personal policial que estuvo prestando servicio en Wika ese día.

Fuentes mencionaron a este diario cuál sería la versión de los hermanos sobre el incidente. De acuerdo con la información que señalaron las fuentes, uno de esos hermanos estaba afuera de Wika, esperando a sus familiares para retirarse del local bailable. Y fue en ese momento en que, siempre según las fuentes, un efectivo de la fuerza de seguridad lo habría tomado por el cuello y tirado al suelo. Esto, presuntamente, motivó la intervención de la hermana, quien intentó asistir al joven que se encontraba en el suelo.

Un policía que estuvo trabajando esa noche en Wika dio a conocer su versión a este medio.

Según detalló, una vez que finalizó el evento en el local bailable, empezaron a realizar el operativo de despeje y quedaban pocas personas en el interior de Wika. Entre ellas, se encontraban los dos hermanos. Un policía les pidió a los hermanos que se retirasen del boliche y, en ese momento, aparentemente, se quejaron y agredieron verbalmente al efectivo. También lo habrían escupido. Supuestamente, uno de los hermanos habría arrojado un vaso de vidrio en contra de los policías.

Hecho
Sucedió en la mañana del 1 de enero. La policía realizaba un “operativo de despeje” a la salida del boliche, ubicado en la Capital. Fuentes policiales informaron que apenas pasadas las 6.30, efectivos de la Comisaría Quinta, conjuntamente con la División Guardia de Infantería realizaban despeje en el local bailable, ubicado en avenida Juan Pablo II, en inmediaciones del Balcón de la Ciudad.

En este contexto, procedieron al arresto por infracción al Código de Faltas de un joven de 28 años. A la vez, personal del Cuerpo Guardia Infantería Femenino contra una joven de 22 años por causar disturbios y resistencia a la autoridad.

Durante este procedimiento, los hermanos habrían resultado golpeados. En consecuencia, realizaron una denuncia en la Unidad Judicial Nº 5. Poco después los policías que intervinieron en el procedimiento realizaron su presentación. Adujeron que los dos hermanos desobedecieron las órdenes emitidas por la autoridad policial.

De acuerdo con información a la que pudo acceder este medio, el lunes al mediodía se presentó una queja formal por parte de la madre de ambos jóvenes en Jefatura. Ante esta situación, el reclamo fue elevado al Ministerio de Seguridad. De esta manera, se dio intervención a la División de Asuntos Internos a los fines de investigar lo acontecido.

Este diario también pudo conocer el informe pertinente, emitido desde la Comisaría Quinta. Según se detalló, al momento de realizar el despeje de la vía pública, un joven habría obstaculizado la calzada por donde transitan los vehículos.

Por ello, se le habría indicado que se hiciera a un lado para resguardar su integridad física y la de terceros. Pese al pedido, el joven habría comenzado a vociferar insultos y amenazas hacia el personal policial. No obstante, los efectivos insistieron con el pedido. El joven no solo habría hecho caso omiso sino que, al mismo tiempo, habría empujado a un policía. En consecuencia, el personal procedió a reducirlo de manera inmediata.

Para ello lo arrojaron de costado al suelo y se le colocaron las esposas. Ante esta situación, intervino una mujer. Mediante gritos y golpes habría intentado liberar al joven. Dada la situación, intervinieron dos policías de Infantería Femenina para reducir a la joven mujer.

Según el reporte, al llegar a la seccional, familiares de ambos jóvenes se encontraban allí. Reclamaron por el procedimiento tomado hacia los jóvenes. A la vez, la madre de los jóvenes habría exigido que los liberaran. Finalmente, antes de las 7.30, los jóvenes recuperaron la libertad. Con el correr de las horas, se viralizó en redes sociales el video del procedimiento.n

Denett apoyó a los policías
El diputado provincial (FdT) Juan Denett publicó un escrito en el que dio su apoyo a los policías que participaron del operativo.

En el posteo realizado en su Facebook criticó el accionar de los jóvenes.

«Una vez más jóvenes alcoholizados faltando el respeto, insultando y agrediendo a efectivos policiales. Estas situaciones lamentablemente vienen avaladas desde la crianza en los hogares de las y los supuestos nenes de ‘bien’. Toda mi solidaridad con las y los efectivos policiales que fueron traslados a otras dependencias», dijo.

Fuente: El Chasqui Digital

Artículo anteriorDiputado Denett:  «Los Policías no son niñeros»
Artículo siguientePiden al Obispado que informe sobre dos lotes vendidos a José Blas
Catamarca Provincia, Diario de Catamarca, provincia del Norte de Argentina, con toda la información de la región actualizada y seleccionada. https://catamarcaprovincia.com.ar/ Esta compuesta por 3 comunicadores que trabajan para informar los eventos mas destacados y de interés, desde política a Entretenimiento y Virales.