Los jóvenes arrestados el 1 de enero a la salida del local bailable Wika
denunciaron ante Asuntos Internos al personal policial que intervino en el polémico
procedimiento.
El hecho de maltrato denunciado ocurrió en El Jumeal, en horas de la mañana.
Allí, dos hermanos -un varón y una mujer- fueron reducidos por policías, quienes
los trasladaron a la Comisaría Quinta, donde quedaron alojados. Fueron dejados
en libertad a las horas siguientes por orden del fiscal en turno, Jonathan Felsztyna.
Este polémico hecho tuvo denuncias cruzadas por parte de los jóvenes, quienes
realizaron una presentación en la Unidad Judicial N°5; y por los policías que
intervinieron en el procedimiento, quienes realizaron su presentación asegurando
que los dos hermanos desobedecieron las órdenes emitidas por la autoridad
policial.
Los hermanos, de 28 y 22 años, relataron en la Unidad Judicial que se
encontraban en la vereda del boliche, alrededor de las 6.30, esperando a sus otros
dos hermanos para volverse todos juntos. En ese momento los efectivos policiales
que estaban prestando servicio les pidieron que se retiraran del lugar.
De acuerdo a la denuncia radicada, el joven le explicó que estaban esperando a
que sus hermanos salieran. Sin embargo, los policías, de manera “agresiva”,
redujeron al varón de ellos, lo redujeron, lo tiraron al piso y mediante golpes lo
subieron al móvil. Su hermana, al intentar parar el accionar de la Policía, es
reducida por una policía femenina quien de manera violenta la sube al vehículo
policial. Ambos fueron trasladados en el móvil a la Comisaría Quinta.
Lo acontecido quedó registrado en grabaciones que rápidamente fueron
viralizadas.
Tras lo sucedido, los padres de los arrestados se dirigieron a la Seccional y, según
expresaron, el personal no supo explicar el motivo por el cual los tenían privados
de su libertad. Los familiares se comunicaron con el fiscal Felsztyna y se dieron
con la sorpresa que estos no le habían informado lo sucedido. Al notificarse de lo
sucedido, el fiscal ordenó la inmediata liberación de ambos.
Los familiares aseguraron a este medio que, tras la orden del fiscal, los policías
recién en ese momento les tomaron los datos personales a los hermanos.
Sumarios
En la jornada de ayer, los jóvenes realizaron una presentación en Asuntos
Internos. Ambos son asistidos legalmente por el abogado Pedro Vélez.
Continuando con la causa, se dirigieron al Cuerpo Interdisciplinario Forense,
donde fueron revisados por la médica de guardia. Se les realizó radiografía,
tomografía y fueron controlados por un médico neurólogo.
Según comentaron los familiares a este medio, el varón, de 28 años, presenta
fuertes dolores en la cabeza y el cuello, en tanto que la mujer, de 22, tiene dolores
en la zona del cuello. Ambos se encuentran con medicación.
Según comentaron desde la familia a este diario, los familiares recibieron el
llamado de la Ministra de Seguridad, Fabiola Segura.
La funcionaria se puso a disposición de los familiares y tomaron medidas, antes de
que los jóvenes realizaran las denuncias. La ministra se habría mostrado en total
desacuerdo con el accionar de los policías denunciados.
Parte oficial de la Policía
La Policía de la Provincia emitió un comunicado oficial en el que detalla el
polémico procedimiento realizado en la zona de El Jumeal.
El informe señala que en la madrugada de ayer, (por domingo) conforme lo
dispuesto por los festejos de Fin de Año efectivos de las distintas dependencias
realizaron operativos de control vehicular y recorridos de prevención en sus
respectivas jurisdicciones, con énfasis en lugares donde se llevaron a cabo
eventos bailables.
A las 06.35, mientras efectivos de la Comisaría Quinta, conjuntamente con sus
pares de la División Guardia de Infantería, realizaban despeje en un local bailable,
ubicado en avenida Juan Pablo II, en inmediaciones del balcón de la ciudad,
procedieron al arresto por infracción al Código de Faltas de un hombre de
apellidos Sosa Soler (28), en tanto que personal del Cuerpo Guardia Infantería
Femenino hizo lo propio con una joven del mismo apellido, de 22 años de edad,
por causar disturbios y resistencia a la autoridad.
Finalmente, se dió intervención a la Fiscalía de Instrucción en turno, a cargo del
Dr. Fesztyna J. Diego, quien dispuso que los arrestados recuperarán su libertad de
manera inmediata, en tanto que los policías radicaron las denuncias penales
correspondientes en la Unidad Judicial N° 5.
“Es lamentable el accionar policial”
En diálogo con El Esquiú.com, familiares de los jóvenes lamentaron el accionar
policial llevado a cabo, y recordaron el caso Diego Pachao, donde policías fueron
juzgados y condenados por tortura y vejaciones.
“Lo que pasó es un accionar absolutamente desmedido, sin motivo, sin causa. Ya
tenemos hechos que han terminado peor. Mis hijos terminaron golpeados pero hay
otras personas que terminaronb muertas y sus familiares tuvieron que esperar diez
años para que se haga justicia”, dijo un integrante de la familia a este diario sobre
lo ocurrido.

Artículo anteriorFernández vuelve a pedir el respaldo a los gobernadores y Jalil no asistirá
Artículo siguienteCatamarca mantiene el liderazgo en la creación de puestos de trabajo en la construcción
Catamarca Provincia, Diario de Catamarca, provincia del Norte de Argentina, con toda la información de la región actualizada y seleccionada. https://catamarcaprovincia.com.ar/ Esta compuesta por 3 comunicadores que trabajan para informar los eventos mas destacados y de interés, desde política a Entretenimiento y Virales.