Otra vez una reunión que se extendió por horas y sin llegar a un acuerdo. Así finalizó ayer la cuarta audiencia de la conciliación obligatoria entre los representantes de los gremios docentes y los del Gobierno provincial. Es que el Gobierno mantuvo su ofrecimiento del 34,6% de aumento, que ya había sido rechazado, y argumentó que por la crisis sanitaria no se puede otorgar una suba superior, además advirtieron que la modificación en el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias impactará en las finanzas provinciales. Ante este panorama, y por otros planteos que realizaron los gremios, la Dirección de Inspección Laboral (DIL) determinó prorrogar la conciliación hasta una nueva reunión (la última) el próximo miércoles 7 de abril a las 9.30.

“No hubo una nueva oferta del Gobierno, creemos que es una maniobra especulativa la extensión de la conciliación, porque no quieren que los docentes puedan ejercer el derecho a huelga. Se ha demostrado que la postura intransigente es la del Gobierno que no es que no quiere acordar con los gremios sino con la docencia” remarcó Sergio Guillamondegui, del SIDCA, a la salida de la reunión.

En esa línea remarcó que los docentes se encuentran trabajando y exponiéndose a contagios que ya se dieron. “La situación de las escuelas no es buena y el Gobierno no quiere reconocer a los docentes que están cobrando un salario de $30.000, el que recién se inicia. Fue otro fracaso esta conciliación demostrando que el que quiere realizar una imposición es el Gobierno, no la intersindical” remarcó.

A la intersindical también le molestó la ausencia de la Ministra de Educación y la de Ciencia e Innovación Tecnológica. Por el Gobierno estuvo el ministro de Trabajo y Recursos Humanos, Ariel Luna, y otros funcionarios de Hacienda y Educación.
Además, reiteraron el pedido de rendición de fondos nacionales destinados a las escuelas técnicas y el listado de orden de mérito de Modalidades Educativas.